domingo, septiembre 28, 2008

Adiós Paul


Cada mirada se hurta

cada boca enmudece
cada párpado cae
cada estrella caduca

Idea Vilariño

Paul Newman (1925-2008)

12 comentarios:

La gata Roma dijo...

Una gran despedida para el actor de los ojos azules.
Kisses

Raúl dijo...

Creo que sólo nos quedaba él. Y marchó.

Francisco Machuca dijo...

Fue un coloso en llamas,
un efecto de los rayos gamma.
Siempre dio el golpe de gracia
tras una cortina rasgada,
como un buscavidas.

Las gatas sobre los tejados de zing
maullaban a un hombre
que nunca estuvo marcado por el odio,
sino tocado por las alas de un dulce
pájaro de juventud,
al caer el sol.

Fue una leyenda indomable;
un hombre y un destino,
un Buffalo Bill de la interpretación
tras un largo y cálido verano.

Ayer nos llegó el veredicto final
y los amantes del cine de calidad
nos sentimos desolados en mitad
de un camino a la perdición.

Te queremos,Paul.

Elèna Casero dijo...

Homenaje precioso de Francisco.

Yo he llorado, no me da vergüenza confesarlo. Me tenía encandilada.
He llorado como cuando falleció Alfredo Kraus.

Nausicaa dijo...

:***(

Fede dijo...

Paul Newman no ha muerto. Sigue en cada una de las películas que ha dado a la posteridad.
Es la ventaja de los genios, su espíritu sigue con nosotros.
Aprovecho para felicitarte también por el nuevo gadget de tu blog que nos indica que está escribiendo cada uno de tus enlaces. Ya me contarás cómo se hace.

Montag dijo...

Maravilloso post y comentarios...
Me uno al duelo...Era tan grande!!!!
Un beso a todos,

Will (Montag)

Lorena dijo...

Es ley de vida, pero cómo duele...
Echo de menos perderme en tu blog, pero no tengo apenas tiempo! Prometo volver prontito a disfrutar con tus críticas literarias :) Besazos!

Ad astra per aspera dijo...

le echaré de menos...

Patricia dijo...

No tuve tiempo de escribir nada ni siquiera en mi propio blog, porque anduve de viaje, pero me uno al homenaje a un ser excepcional, un actor de raza, una figura inolvidable.
Te quise siempre, Paul. Me diste muchas horas felices con tus actuaciones y ahora te recordaré no solo por tus maravillosos ojos azules sino por tu grandeza y dignidad, inclusive en los últimos días de tu vida.
Hasta en el final fuiste un grande de verdad.

Anónimo dijo...

Original y precioso poema, Francisco. Con Paul Newman se fue una parte de mi. Me he estremecido al recorrer el blog y ver su foto. Inmortal y bello, como siempre.
Me encanta el blog, los comentarios son buenísimos y están muy bien escritos. Amaya

Maysun dijo...

Un escalofrío recorre mi cuerpo al encontrar, fortuitamente, este post. Adoraba (y siempre lo haré) a Paul Newman y adoro, igualmente, la maravillosa poesía de Idea Vilariño.

Gracias.

Abrazos.

M.