jueves, abril 30, 2009

HENNING MANKELL: El chino

Tenía una deuda pendiente con Mankell, porque había leído críticas estupendas de él y por recomendación de algunos de los que amablemente dejáis comentarios en este espacio. Así que decidí comenzar mi incursión con esta novela, la última que ha publicado. En ella Mankell prescinde de su personaje más entrañable, el detective Kurt Wallander, y da el protagonismo a una jueza, Birgitta Roslin, que será la encargada de despejar el misterioso asesinato con el que empieza la historia. Una historia que versa sobre venganzas históricas y en la que China, con todos los cambios políticos y económicos que está sufriendo en la actualidad, se convierte en el escenario de la mayor parte de la novela.

La trama comienza con un asesinato múltiple que deja a la policía completamente horrorizada: una mañana casi toda la población de una aldea idílica perdida entre los bosques suecos, Hesjövallen, aparece brutalmente asesinada con una violencia desmedida, incluidos los animales de compañía. Los únicos supervivientes son una pareja de mediana edad y una anciana que padece demencia senil. La policía atribuye el suceso a una mente perturbada, un loco psicópata que habría actuado llevado por unos impulsos asesinos fuera de toda lógica. No obstante, la jueza Birgitta Roslin reconocerá entre algunas de las víctimas a los padres adoptivos de su madre, y eso le llevará a acercarse al escenario del crimen y comenzar así una investigación paralela a la policial en la que descubrirá que detrás del asesinato se esconde una trama complicada con ramificaciones que llegan mucho más allá de las fronteras de Suecia.

Este es, a grandes rasgos, el argumento de la novela. El ritmo es ágil, y los personajes son sólidos y están bien construidos. Es una novela que atrapa al lector, aunque en algunos tramos pueda hacerse algo prolija, especialmente cuando el autor se refiere a los cambios acontecidos en China en los últimos tiempos y en las abundantes referencias a la revolución comunista de Mao. Y es que el gigante asiático ocupa un lugar fundamental en esta novela. Es interesante también la parte dedicada al trabajo forzoso de los chinos en la construcción de ferrocarriles en EEUU durante el siglo XIX, que aparece en la novela a través de un largo flashback que ayuda al lector a despejar algunas de las incógnitas del múltiple asesinato en tierras suecas.

Menkell se muestra muy preocupado en esta novela por las consecuencias del crecimiento de la población y el aumento de la pobreza originado por los grandes cambios económicos que China está sufriendo desde hace unas décadas. El autor se hace eco del enfrentamiento existente en el país entre dos posturas claramente antagónicas, la del aperturismo económico y consiguiente inmersión en el sistema capitalista, y la de la conservación de los principios comunistas con el objetivo teórico de una mayor igualdad social. Mankell plantea los posibles peligros a que esto puede llevar, y juega en su novela con la posibilidad de un posible aumento de la presencia china en África a través de la colonización de algunos territorios menos habitados para dar salida a una población pobre muy numerosa que de otro modo podría causar graves desórdenes al Partido Comunista en el poder. Según el propio autor, que vive a caballo entre Suecia y Mozambique, esta posibilidad es más que probable, pues él mismo ha constatado un aumento palpable de la presencia china en este continente en los últimos años. No obstante, en el colofón que incluye al final de la novela, Mankell nos aclara que su intención en todo momento no ha sido otra que la de escribir una obra de ficción. Ahí queda eso.

El personaje de Birgitta, antigua militante comunista en sus años de juventud, le sirve a Mankell para reflexionar sobre los cambios acontecidos en la izquierda europea desde los años sesenta hasta la actualidad. Se advierte una crítica implícita al aburguesamiento y a la renuncia a los ideales de igualdad vivida por muchos de esos jóvenes "revolucionarios" de los sesenta, aunque a la vez dicha realidad aparece como algo en cierto modo inevitable. Pero también reflexiona Mankell sobre la radicalidad de aquellos partidos comunistas influenciados por la doctrina maoísta que tenían un comportamiento más parecido al de una secta que al de un partido político propiamente dicho. Es un debate muy interesante el que se plantea desde este punto de vista.

Como podéis ver, la novela esconde mucho más de lo que su trama parece anunciar al principio. Es una lectura muy recomendable, aunque siento decir que no he encontrado esa brillantez a la hora de escribir que tanto se ha destacado en las -desde mi punto de vista- odiosas comparaciones realizadas con Stieg Larsson, el autor de Los hombres que no amaban a las mujeres. Quizás debería haber empezado con una de las novelas sobre Wallander, el detective que tanta admiración levanta en los lectores habituales de Mankell. No obstante, la lectura de El chino me ha abierto el apetito, y volveré a este escritor sueco para conocer de primera mano el personaje que tanta fama le ha dado dentro del mundo de la novela negra.

P.D: Hace poco he terminado también el segundo libro de la trilogía de Stieg Larsson, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y lo he disfrutado tanto o más que el primero. Sigo pensando que las obras de Larsson están muy por encima de los best sellers habituales, y por eso desde aquí no puedo dejar de recomendarlo. Ahora a esperar la conclusión de Millennium, que muy pronto se publicará en nuestro país.

25 comentarios:

Raúl dijo...

La mujer blanca, de Mankell, ocupa ahora mi mesilla de noche.
No sé yo si este escritor es brillante (demasiado apellido) pero sin duda es eficaz, sólido y muy hecho.

Pd.- En cuanto a la película base de mi relato, es una maravillosa joya del gran Lubits, con lo que deberías verla en cuanto tengas ocasión.
Un abrazo.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Muy buenas, Elena.
Ante todo, disculpa el reto que te lancé sin avisar. Sé que se sale de tu habitual línea literaria, pero, más que nada, lo he hecho para destacar que tu blog es uno de mis favoritos.
Tenía ganas de que alguien leyera el libro de "El chino" por mí, y quién mejor que tú. Desde luego es un mamotreto de libro y yo voy lento, además se me amontonan los que tengo pendiente.
Yo también espero para dentro de unos días la llegada del último de Stieg Larsson. Coincido, además, contigo en que "La chica.... " es más interesante que el primero.
Un beso y feliz día del trabajo, sin trabajar, que es lo suyo.

Mannelig dijo...

Aún no he empezado con El chino, aunque Mankell es probablemente el autor vivo que más libros aporta a mi biblioteca. Por lo que cuentas, mantiene su característico estilo "prolijo" (buena descripción) y sus detalles sociales.

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

HOLA ELENA, he visto la actualización de tu blog al meterme en el mio y me he encontrado con el Chino de Mankell, la novela que compré el otro día y que varios compañeros de mi tertulia literaria me han recomendado últimamente.
La verdad es que no tenía ni idea de que iba, pero me has puesto los dientes largos. Los autores un poco revisionistas de los años y corrientes, políticas, sociales, culturales, como te digo de los años ya pasados, cada día me atraen más.
En este sentido te recomiendo a Phillip Roth, lo siento, pero ahora mismo no puedo leer otra cosa y eso que ahora estoy con LA CAZA DEL CARNERO SALVAJE DE tu querido Murakami, y me esta gustando mucho, sobre todo el estilo y lo que destilan los dialogos acerca de los personajes y del tipo de sociedad en el que viven. Hay veces que parecen robots, que vivan solos en el mundo, FLIPO. Pero el cuerpo me pide Roth, tengo pastoral americana en la libreria del salón esperando a que la coja.

Como sienpre señorita Elena, un placer leerla y espero que este blog siga por muchos años.
¿Por cierto que tal la feria de abril....?

Anónimo dijo...

Hola,
Dime una dirección de e-mail donde escribirte. Tengo una información que quizá te interese incluir en tu blog.
Mi correo: janaru@gmail.com

Un saludo.

Anónimo dijo...

Recurro a la novela policíaca en “época de vacas flacas” de lectura o después de estar con libros densos porque suelen ser poco exigentes y la intriga me engancha. El personaje de Wallander está bien construido y los casos merecen la pena, así que estas novelas de Mankell se leen con gusto. Precisamente ahora estoy con El silencio de los claustros, de Alicia Jiménez Bartlett, la octava entrega de una serie que tiene como protagonistas a una mujer policía con carácter y a su ayudante que hace de contrapunto, los diálogos están cargados de humor e ironía, y se pasa un buen rato leyendo e intentando descubrir quién es el asesino. Muy recomendable.
Larsson pendiente, se ha cruzado el rebujito y me temo que el final de curso ya...
P.S. “Saber perder” ha obtenido el Premio Nacional de la crítica, desde luego tenemos buen ojo.
Capeando el temporal

Clarice Baricco dijo...

Tampoco he leído a los escritores que sugieres. Vaya tarea me dejas.
He visto muy a menudo los de Larsson. Anotados.


Abrazos.

Graciela

Goathemala dijo...

Me gustó mucho más de Mankell Profundidades (y toda la saga Wallander), todavía más desgarrador que El chino. Yo adoro a Mankell como escritor e incluso ejemplo vital.

Y el segundo de Larsson lo tengo anotado para pronto. Me enganchó el primero, Los hombres que no amaban a las mujeres, muy visual.

Saludos.

lammermoor dijo...

Hola, Elena.
Para mí, Mankell es Wallander. El resto de sus novelas no me atraparon de la misma manera. El tema tratado en El Cerebro de Kennedy es interesante pero me gusta más como lo trata John Le Carré en El Jardinero Fiel. El Chino empieza bien, al modo de las investigaciones de "mi inspector" pero luego la cosa empieza a perder fuelle.
Le dediqué una de mis primeras entradas. Te dejo el enlace por si quieres echarle una ojeada.
delibroenlibro-lamemmour.blogspot.com/2008/12/los-libros-ms-vendidos-de-estas.html
¡Ah! También a mí me gustó mucho más la segunda parte de Millenium que la primera y espero ansiosa que llegue la tercera.

Marta dijo...

"El chino" no está mal, pero nada que ver con la saga Wallander, a mi juicio de mucha más calidad. Si te interesa, te aconsejaría que la leyeras por orden cronológico para ver la evolución del protagonista a lo largo de los años.

Nausicaa dijo...

Ya me habían hablado de esta obra, y bastante bien, así que apuntada está. También tengo en la lista a Larsson, no lo olvido, y creo q le voy a añadir un asterisco viendo tu entusiasmo :)

José Núñez de Cela dijo...

Desde hace tiempo, no me agrada que me regalen libros, sin que me hayan pedido opinión previa. Me veo obligado a leerlos, a pesar de que no sean de mi (previo)interés. "Lamentablemente", una buena amiga me regaló, tiempo atrás un libro titulado "La falsa pista" que me propuse leer lo más rápido posible... si no me lo hubiera propuesto no lo habría devorado con menos pasión. Resultado: 1)demostración evidente sobre lo futiles de nuestras convicciones si se pueden quebrar, aceptando nuestros errores previos. 2) enganchado de por vida a Wallandwer-Mankell y a Mankell sin Wallander.

Valga esta larga introducción para comentar que el Chino es una gran novela, no la mejor (qué tontería) de su autor, que, una vez más nos muestra una gran capacidad para construir personajes y tramas encardinadas en un mundo donde la crítica y la denuncia no deben estar nunca ausentes.
Solo dos pegas excesivamente larga y prolija, aunque al fin y al cabo necesaria, la parte de la construcción del ferrocarril y una duda existencial: ¿como es posible que con la cantidad de chinos que hay en china, la jueza protagonista encuentre al que busca, nada más llegar?. Por lo demás, coincido en gran parte de lo aportado en tu entrada. Un saludo

Carmina dijo...

no he leido nada de Mankell y es la segunda resela que leo hoy sobres su obra, asi que no tardara nada en caer algo en mis manos, ademas es un genero que me gusta, estoy ahora mismo con el segundo de la saga Milenium, y me esta gustando muchisimo, yo por lo que he leido tambien me gusta mas que el primero, pero esperare al finalizarlo para hacer una valoracion y mientras a ver si sale pronto el tercero

Elèna Casero dijo...

He leído casi todo de Mankell, esta también y me encanta. Me apasiona Mankell y Wallander, ese detective depresivo y su padre y su hija.

Yo recomiendo Mankell sin lugar a dudas.

Álvaro dijo...

Después de tanto tiempo sin volver por aquí, comprendo de mejor manera el mérito que tiene esto que haces y lo placentero que es recomendar tu página. Muchas gracias.

Raskólnikov dijo...

Gracias por tu blog, Elena: has entrado en mí.

Francisco Ortiz dijo...

Abandoné las lecturas de Mankell hace un tiempo, cansado y un poco agotado por culpa de su Wallander. Esta novela, con lo que cuentas, me llama la atención, pues esas meditaciones sobre la vieja izquierda me parecen más necesarias que nunca.

Lucía dijo...

El Chino me ha reconciliado con Mankell, las últimas novelas su serie de Wallander me había decepcionado un poco.
Me llamó la atención que se dijera en la novela que ahora a los niños había que enseñarles chino porque los chinos serán los que gobiernen el mundo en un futuro. Hace poco lo oí también en una serie de televisión.
La cuestión va más allá, creo que va a ser Asia en general la que domine, ¿sabías que los coreanos van a alquilar casi la mitad de Madagascar para plantar arroz?

Por cierto, vaya enganche con Millenium, me leí una detrás de otra sin levantar la cabeza, ahora a ver cuánto nos tienen esperando por la última parte. En Italia y Francia ya está editada, nosotros mientras a comernos las uñas.


Besos.

Joselu dijo...

No he leído esta novela de Mankell pero sí Los perros de Riga, La quinta mujer, La leona blanca y Antes de que hiele, y puedo decir que me gusta mucho. Me atrae su escritura policíaca y su compromiso con África. Vive en Mozambique en Maputo donde dirige un relevante teatro. Su literatura le sirve para mantener dicho compromiso. Es una figura que me interesa más allá de lo que escribe. Quiero leer El chino. En cuanto a Larsson, he de reconocer que me gustó su primer tomo de la trilogía, pero no me ha llamado lo suficiente para intentar leer el segundo. Me gusta más Mankell, sin quitarle mérito al primero. ¿Qué tienen últimamente los suecos? He ido a ver la película Déjame entrar del director sueco Thomas Alfredson y basada en una novela de John Ajvide Lindqvist. La novela no sé, pero la película me pareció sobresaliente. Un cordial saludo. La próxima nos vemos en Maputo o en Estocolmo.

Moisés P. dijo...

pues a mi este me enganchó desde el principio y me guió hasta el final....me encantó¡¡¡
saludos

Fede dijo...

Querida Elena,
Gracias por tu comentario. Refuerza mi deseo de leer a Mankell. Me gustan los libros de intriga pero aún no he abordado a este autor aunque todos mis amigos lo recomiendan.

Joselu dijo...

He creado un wiki para hacerle un homenaje a Mario Benedetti. Me encantaría que te unieras y participaras poniendo tu voz a alguno de sus poemas. Está en HOMENAJE A MARIO BENEDETTI. Un abrazo. Por la poesía.

Valeria dijo...

Hola, creo que Mankell es un escritor menor. en mi caso lei solo "Cortafuegos" y no deja de ser un best seller, pasás un buen rato pero no hay nada novedoso en el ni en su forma de escribir ni aporta ninguna reflexión interesante, nada. Si bien logra atrapar generando intriga al principio, rápidamente decae...Mi mayor desilusión fue que regalé otro de sus libros, y cuando la persona a la que se regalé me contó algo acerca del mismo (y tu reseña me confirma esta impresión) me di cuenta de que escribe todos los libros exactamente de la misma manera....es decir: unmero fabricante. Sobrevaluado del todo, aunque, reitero, puede ser entretenido. Creo que es mas para gente que no lee tanto, porque los lectores mas "profesionales" nos damos cuenta enseguida de las falencias.

Ion dijo...

No lo dudes: lo mejor de Mankell es ¨La quinta mujer¨.

Anónimo dijo...

yo llegue a Mankell por buscar algo parecido a LArsson. No pude terminar de leer el profesor de baile, por que al menos en este libro esta lejos de lo que me atrapo LArsson. El 2ndo libro de millenum sin duda el mejor.