domingo, julio 20, 2008

Aventura en solitario

Tras dos semanas de ausencia, el viernes regresé de Cheltenham, una ciudad situada al noroeste de Londres, muy cercana a la frontera con Gales, donde he tenido la oportunidad de pasar doce días estupendos haciendo un curso muy interesante sobre didáctica de las Ciencias Sociales en inglés, uno de los últimos proyectos de mi instituto. Lo peor, como suele ser habitual en Gran Bretaña, el tiempo. Poco sol, muchas nubes y bastante fresquito. Crazy weather.

Cheltenham es una ciudad perteneciente al condado de Gloucestershire, con una población que ronda los 110.000 habitantes. Es muy conocida por sus aguas termales y por su arquitectura victoriana, lo que la ha convertido en uno de los destinos preferidos de vacaciones de los británicos de clase social media-alta.


Desde allí pude visitar otras ciudades interesantes. Una de ellas es Bath, una antigua ciudad balneario que ha sido utilizada como tal desde época romana, pues tiene manantiales donde el agua brota a temperatura superior a los 30 grados. Bath es también muy conocida por el famoso Royal Crescent de Wood, uno de los hitos arquitectónicos del barroco inglés. Preciosa es además su abadía, de la que sólo se conserva la iglesia, con bellas bóvedas de abanico que deslumbran al visitante que entra en su interior.

Increíble fue también la visita a Tewkesbury, un pueblo con aire medieval que celebra todos los años una recreación de la batalla del mismo nombre, que fue el enfrentamiento decisivo de la Guerra de las Dos Rosas entre los Lancaster y los York. La arquitectura de la época ha sido cuidadosamente preservada, y además del citado espectáculo tuvimos oportunidad de asistir a un concierto precioso en el interior de la abadía, un lugar para dejar volar la imaginación.

Y entre otras muchas cosas, incluso tuve tiempo para acercarme a la catedral de Gloucester, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura gótica inglesa.

De esta aventura me traigo un cúmulo de cosas muy diferentes: el intercambio de ideas y experiencias con profesores de otros países, que me ha abierto la mente y espero sea el principio de una relación de colaboración fructífera en el futuro; la convivencia con una familia inglesa y con una compañera-amiga alemana, Angela, que se ha convertido en alguien muy especial; risas y buenos momentos en las largas horas del curso y las correspondientes visitas, sobre todo con los profes españoles, con los que el entendimiento ha sido total. Ha sido pues, uno de esos viajes sorpresa, que una no sabe cómo pueden salir, pues se lanza a ellos sin conocer a nadie, un poco a la aventura, pero que al final resultan ser experiencias personales muy enriquecedoras. Hacía muchos años que no viajaba sola y, como me ha sucedido otras veces, es una de las mejores maneras de abrirte a los demás y hacer tu mente más receptiva a todo lo nuevo. Vuelvo conociéndome un poquito mejor (o eso creo).

Tengo pendientes varios libros por reseñar que he leído en estas últimas semanas (bendito verano que me brinda de nuevo horas para perderme entre los libros): Persépolis de Marjane Satrapi, El mundo de Millás, y Saber perder de David Trueba. En los próximos días iré tejiendo mis impresiones sobre los mismos en este rincón.

10 comentarios:

Nausicaa dijo...

Bueno, si que parece un viaje interesante, y q tal la comida? Q no has dicho nada, es q para mi la comida es esencial :)

Espero con ganas las reseñas, al menos Persepolis ya lo lei y podre comentar con conocimiento.

Bienvenida.

Francisco Machuca dijo...

Muy interesante son tus viajes Elena.Sabiduría,intercambios y con nuevas energías para seguir leyendo y reseñando buenas lecturas.Ay,yo no puedo irme hasta pasado septiembre.

Besos y un fuerte abrazo.

Elèna Casero dijo...

Bienvenida. me alegro de que ese viaje haya sido tan productivo. Gracias por las fotos, sobre todo por la de la catedral. Soy una atontada del gótico.

Esperamos tus reseñas

Un beso

Isabel dijo...

Siempre que entro a opinar en un blog nuevo para mí entro de puntillas, como si pisara un espacio íntimo que es como yo veo estos diarios públicos.
Ya no sé como llegué hasta él, quizás por su título, me encanta perderme en ellos o porque es la mejor reseña que he leído de "La mujer justa", uno de mis libros preferidos, por la elegancia de su prosa y la técnica del monólogo.
Te felicito por tu blog, me gusta visitarlo porque siempre aprendo.

Xydehia dijo...

Menos mal que hay quien puede ser mis ojos y acercarme un pedacito de sus viajes!
A mí, lamentablemente, me toca disfrutar mis vacaciones en Madrid, aunque... hay cosas por hacer... haré de turista en mi propia ciudad, que en la mayoría de las veces es la gran desconocida.

Un saludo.

PD. Espero impaciente tus impresiones sobre Saber perder. Es la primera obra que leo de Trueba y a mí, personalmente, me ha encantado.

Elena dijo...

Nausicaa, la comida en UK ya se sabe. Nos quedábamos en una familia y la verdad es que mi compañera y yo tuvimos mala suerte, porque los demás comieron bastante bien. A nosotros nos tocaron los que menos ganas tenían de cocinar (todo precocinado y en poca cantidad). Vamos, que en ese sentido más que regular.

Francisco, septiembre es un mes estupendo para viajar. Al menos no te encontrarás tantos turistas como en estas fechas. Ya verás qué pronto llega.

Elèna, a mí también me encanta el gótico. La catedral de Gloucester y la iglesia de la abadía de Bath son dos joyitas preciosas. Muy recomendables.

Isabel, gracias por tus palabras. Me encanta ver gente nueva por aquí, aunque a veces no puedo contestar todos los comentarios. Pero siempre los leo. Bienvenida.

Xydehia, al menos Madrid tiene mucha vida en cualquier época del año. Es difícil aburrirse. Por cierto, coincidimos plenamente en lo de Trueba. Ha conseguido emocionarme. Ya te contaré.

Besitos a todos

Raúl dijo...

Viendo que compartimos blos de visita, era cuestión de tiempo descubrir el tuyo. Déjame decirte que lo he encontrado muy interesante.
Un saludo.

Dra Freud dijo...

Ay, qué maravilloso es el Reino Unido. Hace dos veranos pasé allí los 10 días más mágicos de mi vida.
Qué cantidad de rincones literarios. Un maravilloso mundo bajo la niebla.
Volveré en cuanto pueda.
Saludos, Elena, Herman me ha hablado muy bien de tí.

Miguel Sanfeliu dijo...

Ay, lo que yo daría por tener ahora un poco de ese frío...
Excelentes fotografías. Gracias por compartir este viaje.
Un abrazo.

ángel dijo...

Gracias por esta crónica de viaje inglés.


Saludos