miércoles, abril 11, 2007

HARUKI MURAKAMI: Kafka en la orilla

Este es sin duda el libro más extraño que he leído en los últimos años, y mi primera incursión en la narrativa japonesa. Murakami es un escritor atípico, por su capacidad para conjugar elementos oníricos y reales en una sola novela con una naturalidad fuera de lo común. El resultado es un libro tremendamente original y sorprendente, que se lee con relativa facilidad y gran deleite desde el principio, aunque algunas de las imágenes que presenta son de una considerable dureza. Al finalizar su lectura es probable que nos interroguemos acerca del verdadero sentido de esta historia, y sobre el significado de los personajes y lugares que en ella aparecen. Pero esta es quizás la mejor impresión, esa ambigüedad que nos anima a seguir divagando e imaginando mucho después de leer su última línea.

Dos son los protagonistas principales del libro, cada uno con su propia historia y un largo camino por delante que ninguno de ellos conoce. Ambos coincidirán en un momento dado en una misteriosa biblioteca situada en un recóndito lugar del sur de Japón, Takamatsu.
Kafka Tamura es un adolescente de 15 años que escapa de su casa buscando el verdadero sentido de su vida. En ese viaje trabará amistad con varios personajes, entre ellos la misteriosa y atractiva señora Saeki, o el ambiguo Hoshima. Todos tienen una función y un significado en la vida del joven. Sobre Kafka pesa además una terrible profecía, pronunciada por su padre y cuyo cumplimiento es casi una certeza.
En el otro extremo del hilo de la vida se encuentra el segundo protagonista, Nakata, un anciano discapacitado mentalmente tras un extraño suceso acontecido durante su niñez, pero poseedor en cambio de una extraordinaria habilidad: la de comunicarse con los gatos. Nakata tiene una misión que ni él mismo conoce, y cuyo sentido le va siendo desvelado a medida que se adentra en ella. En este viaje le acompañará un fiel ayudante, el camionero Hoshino, cuya vida cambiará radicalmente tras conocer al anciano; las andanzas de ambos hacen imposible no pensar en la extraña pareja de Don Quijote y Sancho Panza.
Las vidas de Kafka y Nakata están tejidas en una especie de red que las separa y las entrelaza a la vez, cruzándose en determinados momentos. Es como si se abrieran puertas entre ambos mundos. Dos personas que se necesitan pero que en ningún momento llegan a conocerse. El autor alterna los episodios referentes a cada uno de ellos y los va intercalando, consiguiendo así intensificar ese efecto de entrecruzamiento y mutua influencia.
Con Kafka en la orilla he tenido la sensación de estar degustando un plato delicioso, sin tener idea de cómo o con qué está cocinado. Misteriosos ingredientes e inquietante sabor, que crean una receta distinta, muy sugerente. Un ejercicio de meditación para la mente y el cuerpo. Eso es Murakami. Eso es Kafka en la orilla.

Más reseñas de obras de Haruki Murakami:
- Al sur de la frontera, al oeste del sol
- Tokio Blues

22 comentarios:

Magapola dijo...

Opino como tú, a mí me fascinó desde el principio al final y, aunque ya me había leído alguno más de Murakami (A Wild Sheep Chase), recomiendo este para iniciarse y descubrir a este gran novelista.

Lo que más me gustó del libro fue la relación metamórfica entre Nakata y Oshino. ¿Te llamó a ti la atención?

Palimp dijo...

Es uno de los pocos que me quedan por leer de Murakami y ya estoy deseando hincarle el diente. Por lo que veo, promete ser interesante.

justiniano albero dijo...

Te recomiendo de Murakami el libro "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". Es semejante en estructura y estilo al de Kafka en la orilla pero creo que está más logrado y, seguramente, más fácil de conocer la intención del autor, lo que ha querido decir o mostrar al lector.
Felicidades por el blog, especialmente en esta árida tierra sevillana, alejada de la cultura que se separe de la tradición.

Elena dijo...

Magapola, sí que me llamó la atención esa metamorfosis extraña, y debo decir que el personaje de Hoshino es uno de mis favoritos. Acaba aceptando como algo natural los sucesos más insólitos, y su lealtad a Nakata es más que admirable. Sin embargo es difícil elegir, pues todos los personajes son extraordinarios.

Palimp, veo que eres un gran aficionado de Murakami. Yo acabo de descubrirlo. Pero más vale tarde que nunca, ¿no? No conozco el resto de su obra, pero este libro es muy recomendable.

Justiniano, tomo nota de tu sugerencia. Y gracias por tus palabras de halago. No estamos solos en esta árida tierra, como tú la llamas. Somos muchos los sevillanos atípicos, afortunadamente.

Un saludo a todos y gracias por dejaros caer por aquí

luis dijo...

ELENA CARIÑO, tú no estás perdida entre nada y mucho menos entre libros, tal y como escribes.

Me alegro de que te emocionara el guernica,,,,,,,,,,cuidate guapa, que eres un cielo

Vuelo rasante dijo...

Me da rabia no alcanzar a leer todo lo interesante que se publica. Me apunto el libro. De momento se queda a la cola de otros que me van esperando.

gracias por la reseña.

Miguel Sanfeliu dijo...

Elena, me ha gustado mucho tu reseña. Murakami tiene un estilo misterioso que te fascina y te arrastra.
Un saludo.

itoitz dijo...

Buen pedazo de arte, un grato bocado de realidad.

Conciencia Personal dijo...

Hoy, llegué a tu biblioteca y me quedo en ella, ¿me lo permites?

Un saludo respetuoso,

Zuriñe Vázquez dijo...

Hace tiempo que estoy con ganas de este volumen. Los literatos japoneses están irrumpiendo con fuerza y con un inconfundible sui-generis. Ya me encantó la escritora Banana Yoshimoto, que mezcla, como dices, los elementos oníricos con los reales con pasmosa facilidad. Me tengo que poner un día con Murakami.

Elena dijo...

Luis, eres un encanto, gracias por tus palabras.

Vuelo rasante, esa misma rabia la sentimos todos los devoradores de libros. Lástima que siempre se nos quedarán buenas obras sin leer.

Miguel, gracias por pasarte por aquí. Me alegro de que te gustara la reseña.

Itoitz, bienvenido y gracias por tu comentario.

Conciencia personal, encantada de que entres en este espacio que es el vuestro. Bienvenida también.

Zuriñe, precisamente tengo por leer una obra de Yoshimoto, "Sueño profundo". Me ha atrapado este nuevo estilo japonés. Pero tendrá que esperar un poco. Un saludo y gracias por pasar por aquí.

ferrari dijo...

Hola guapa, me ha encantado descubrir tu biblioteca y compartir contigo la pasión por comentar libros. Como dices en tu reseña que Kafka en la orilla es tu primera incursión en la literatura japonesa, te recomiendo una novela que a mí me encantó, y que hizo que me aficionara a la literatura oriental: se trata de el rumor del oleaje de Yukio Mishima. Una novela breve y deliciosa, tremendamente tierna. Hay una edición en la editorial Emecé que además es muy bonita.
un beso

El detective amaestrado dijo...

Me gustan los libros que nos sacuden, y me ha ocurrido con Murakami alguna vez, aunque a veces es algo desigual. Hasta ahora no he leído éste.

Rocamadour dijo...

Me gustaría recomendar una novela de Ishiguro Kazuo (autor japonés) titulada "Pálida luz en las colinas". Con que sencillez y maestría narra una historia que te atrapa desde el primer momento, mas por lo que deja entrever que por aquello que cuenta.
Me gusta mucho tu blog Elena y tus comentarios muy interesantes. Me alegro de haberlo descubierto.

Una mujer desesperada dijo...

llego desde el blog de vuelo rasante, y qué curioso, leí este libro hace poquísimo e hice una reseña en mi blog de libros (www.lamujerjusta.blogspot.com). A mí esta novela me fascinó al principio para ir descendiendo progresivamente esa fascinación hacia el final, a pesar de parecerme que murakami es un gran escritor. No sé, como que la historia nace con muchas expectativas, te engancha, y luego no se resuelve como debería. bueno, esto es una impresión completamente personal, claro. si puedes, echa un ojo a mi comentario sobre el libro, a ver si coincides. bicos de otra géminis!

Magapola dijo...

¡Ja, que gracia, yo también soy géminis!

FuriosaCanifru dijo...

Anoche terminé de leer este libro, que me regaló mi madre que se preocupó de comprarme libros de autores que yo no conozco cuando estuvo en Buenos Aires, Argentina. (Soy chilena!).

Quedé tan intrigada que me puse a buscar en internet sobre este libro, y me encontré con tu blog. Me quedó la misma impresión que a ti.

Ambigus dijo...

Yo me acabo de leer Crónica del pájaro... y todavía no he salido de mi asmobro, desde luego es denso e intenso, y te hace pensar, comerte la cabeza, que ya es mucho estos días. Ya conoces a Banana Yoshimoto?

Wow! dijo...

Felicidades por el blog.
Kafka en la Orilla es la narración de un viaje iniciático, como Viaje al Oeste; una búsqueda, como el Quijote y tantas otras obras; y es sobre todo una metáfora de la transición (metamorfosis) de la infancia/pubertad al mundo adulto con la superación del complejo de edipo cuyo culmen es la escena en la que lr hace un cunilingus a su supuesta madre. Es genial. brutal fantástica y, sin embargo tan real como la vida misma. Murakami es un puto genio del que me he comprado todo lo que está publicado en español.
Como ambigus también recomiendo la lectura de Banana Yoshimoto.

bdb dijo...

elena, tan bonita como inteligente.
coincido con vos en el comentario. el pie de la contratapa de john updike califica exactamente a esta novela. al leerla a mí me dio la extraña y bella sensación de estar sobre una cinta de moëbius.
no sé por qué recomiendo leer "tokio blues" antes, pero me sale así.
ahora estoy con "al sur de la frontera...", pero me parece una novelita al lado de estas.
un beso.

Maa dijo...

Gracias por tu reseña, es de los pocos libros de Murakami que me queda por leer.

Maite dijo...

Me encanta Murakami, es de los pocos libros que me falta por leer de el, gracias por tu reseña,
Me encanta tu blog