sábado, abril 28, 2007

Guernica, 70 años


El Guernica de Picasso es uno de esos cuadros que he aprendido a amar con el tiempo. Lo vi por primera vez cuando era muy pequeña, no recuerdo el momento exacto, pero tengo la certeza de que no me gustó en absoluto; era en blanco y negro, no tenía colores, y no entendía nada de lo que veía en él. Colgaba de la pared del salón de casa de mis tíos, y lo volvía a ver cada cierto tiempo, mirándolo siempre con extrañeza, aunque poco a poco se fue haciendo más familiar y cercano. Sin embargo habrían de pasar muchos años antes de que mi interés por Picasso, y por esa obra en particular, comenzara a despertarse.

Ocurrió en mi último año en el instituto, cuando por primera vez estudié Historia del Arte. Descubrí que tras cada obra artística se esconde una historia y un significado que hasta entonces me habían estado vedados. Para mí fue como una revelación, el comienzo de una relación de amor que ha durado hasta hoy y que sospecho será eterna. Me apasiona el arte. Y cuanto más lo estudio y lo disfruto, más arraiga en mí ese sentimiento. Fue durante aquel curso de iniciación al mundo artístico cuando comencé a amar el Guernica.

Hace poco estuve en Madrid visitando el Museo Reina Sofía y pude admirarlo por primera vez con mis propios ojos. Había un grupo de personas considerable desparramadas alrededor del lienzo, pero predominaba el silencio, un silencio respetuoso que nace de la contemplación de lo que ha llegado a convertirse en un mito. La ausencia de color acentúa el dramatismo de unas figuras que te agarran el alma y te la retuercen, de forma que una vez que has entrado en el cuadro ya no eres la misma persona. El caballo que lanza un grito tras ser herido de muerte, o la mujer que sostiene al niño muerto en sus brazos, son dos de las imágenes más dramáticas y poderosas que jamás haya visto la historia del arte. No sé cuánto tiempo estuve allí parada, examinando cada detalle, cada gesto. No quería que la magia se acabara.

Esta semana se han cumplido 70 años desde el fatídico día de aquel bombardeo, que tuvo lugar el 26 de abril de 1937. Aunque el número de víctimas no fue tan elevado como se dijo en un principio (los últimos estudios hablan de unos 150 muertos, lo que sigue constituyendo una barbaridad desde cualquier punto de vista), fue un hecho terrible que destruyó una ciudad por completo, borrándola del mapa -sólo permaneció en pie un 1% de la misma-. Al escoger este suceso como tema para su obra, Picasso dio a la ciudad y a sus víctimas una inmortalidad y un significado histórico sin precedentes. Y con ello, el genio se hizo a sí mismo inmortal.

9 comentarios:

Zuriñe Vázquez dijo...

Picasso hizo honor a su genio, y supo plasmar muy bien ese horror. Es un cuadro que no dejará indiferente a nadia, esta es su gran arte. Todo lo que comunica, con el mínimo color y cuatro trazos.

Zuriñe Vázquez dijo...

Se me olvidaba la recomendación de un libro de Susan, "En América" es su última narrativa, muy bueno, me encantó, o su primer gran éxito, "El benefactor". Cualquiera de los dos te va a encantar, es plena euridición en una novela.

Paula dijo...

Estoy de acuerdo contigo: pocas escenas tienen el poder y el dolor que tiene esta obra.

Un abrazo, y gracias por tus palabras

Una mujer desesperada dijo...

yo vi este cuadro de pequeña, en Madrid, con unos 7 u 8 años, cuando aún ni siquiera había llegado al reina sofía... y recuerdo esa tarde perfectamente. fui consciente de estar ante algo especial, porque mi madre enmudeció. porque la gente miraba como transformada. por eso siempre he adorado este cuadro. cuando en cou estudié historia del arte, como te pasó a ti, aprendí, además de a amarlo, a entenderlo. bicos.

Palimp dijo...

Con este cuadro Picasso hizo uno de los mejores alegatos antibelicistas del mundo. Creo que lo habré visto -en persona- unas diez o doce veces.

El detective amaestrado dijo...

Todos los que la hemos visto, siempre recordaremos el impacto visual que nos produjo. Y no solo por el tamaño, creo que tiene que ver con el horror en estado puro

Vuelo rasante dijo...

Sí es impresionante. Deberían enseñar Historia del Arte tal como te lo explicaron a ti, o a mí, hace mucho tiempo.

Elena dijo...

Zuriñe, gracias por la recomendación. He tomado nota.

Paula y mujer desesperada, parece que el cuadro despierta sentimientos parecidos en muchos de nosotros.

Palimp, eres afortunado al haber podido contemplarlo en persona tantas veces. A mí me pilla un poco lejos :-)

Detective, totalmente de acuerdo contigo. Me ha gustado lo de "horror en estado puro".

Vuelo rasante, yo intento seguir explicando la historia del arte como me la enseñaron a mí. Intento despertar ese gusanillo en mis alumnos, y creo que, al menos con algunos, lo estoy consiguiendo. Sólo que he cambiado las diapositivas por el Power Point :-)

Un beso a todos y gracias por pasaros de visita.

Vuelo rasante dijo...

Mi profesora de Arte nos lo explicaba con diapositivas. Lo curioso del caso es que gente de Ciencias se pasaba a nuestra clase para poder atender a sus explicaciones.
Te hacía entender y amar el Arte y la Historia.