domingo, diciembre 24, 2006

GUSTAVO MARTÍN GARZO: Los amores imprudentes

Una joven parisina de padres españoles vuelve a la tierra natal de su padre, un pequeño pueblo cerca de Burgos, a indagar sobre la identidad de una mujer misteriosa con la que este mantuvo una relación mucho antes de marchar a Francia. Una vez allí, conocerá a varias personas que le ayudarán a ir recomponiendo la historia del malogrado romance, que se truncó con la extraña muerte de la bella mujer (Gloria) y la huida a Francia de su padre. Poco a poco las piezas del rompecabezas irán encajando, hasta configurar una compleja historia de amor, traiciones y lealtades con el telón de la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura de fondo. El paisaje mágico que envuelve al pueblo, situado junto a una misteriosa laguna que oculta un terrible secreto -la muerte de Gloria y otras muchachas en sus aguas- crean un ambiente fantasmal que nos acompaña durante la lectura del libro. La historia de amor que allí se narra es de una fuerza extraordinaria, si bien hay algunos retazos de oscuridad que ensombrecen algunos aspectos de la misma, sin que el lector nunca llegue a desvelar toda la verdad que encierra este mundo de secretos.
Los amores imprudentes es la primera obra que leo de este autor, y sé que no será la última. He disfrutado mucho con la lectura de este libro, tanto por la historia en sí como por la prosa de Martín Garzo, que encuentro fascinante. Es una novela que va más allá de la historia que relata, para explorar el mundo de las pasiones, la atracción que puede sentir el ser humano por la maldad, la generosidad del amor y sus consecuencias, y la dureza que adquirió la vida para todos aquellos que vivieron represaliados en la España de la posguerra. Los personajes encierran sus propios secretos, que se nos van desvelando con lentitud, sin llegar a hacerlo nunca del todo. No llegamos a conocerles bien, pero eso es lo que más nos atrae de ellos, esa ambigüedad entre lo que muestran y lo que son en realidad.
Tengo que reconocer que me encantan los personajes redondos. Esos que nunca son ni tremendamente buenos ni terriblemente malvados, sino que por el contrario tienen caras muy distintas y son capaces de realizar acciones sorprendentes. Es difícil jugar con este tipo de personajes y que parezcan verosímiles, pues se corre el riesgo de crear seres irreales que no convencen al lector. Pero Martín Garzo sale airoso de esta prueba. Un ejemplo es el personaje de Gloria, una joven enamorada capaz de un terrible sacrificio por proteger a su amor, pero atraida a la vez por el lado más oscuro del ser humano, ejemplificado en un coronel nazi con el que mantiene una extraña relación.
La galería de personajes que Martín Garzo crea en este libro es fascinante. Otros elementos, como la existencia de una curiosa fábrica de conservas donde sólo trabajaban mujeres, y la pasión de todo el pueblo por la ópera de Wagner Lohengrin, forman un conglomerado curioso en el que la historia se desarrolla con una gran fluidez y vivacidad. Sinceramente, creo que es un libro altamente recomendable, entretenido y bien escrito a la vez, que nos transporta a un mundo mágico y misterioso en el que a veces podemos incluso sentir la humedad que desprende esa laguna omnipresente que custodia el pueblo y a sus habitantes. En definitiva, una lectura interesante para estas Navidades.

Por cierto, FELICES FIESTAS a todos los que os dejéis caer por aquí. Aunque no me gustan demasiado, supongo que nunca está de más felicitar estos días :-)

10 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Como tú, no he leído nada del vallisoletano. Al contrario que tú, he tenido la suerte de que alguien como tú me allanara el camino para hacerlo...Gracias, besos y confetti

Francisco Ortiz dijo...

Parece interesante el libro. Feliz año.

Paula dijo...

Lo cierto es que parece bien interesante, y me voy a animar a leerlo...

ya te contaré

Un abrazo, y feliz año

solodelibros dijo...

La trama parece interesante, pero ¿por qué todas las novelas tienen que tener como telón de fondo la Guerra Civil?

Zuriñe Vázquez dijo...

Este escritor es una promesa de la que ya había leído algo en Babelia. Me gusta eso de que los personajes son ambiguos, cosa que los hace muy reales, porque nada es más artificial que el bueno integral y el malo idem. Todos guardamos algo de misterio, y eso se tiene que trasladar también a los personajes de ficción. Si no resultan de carton piedra. Es este tipo de reseñas las que nos situan tan bien con respecto al libro. Feliz año 2007.

Anónimo dijo...

Muy buena reseña.
Es cierto que Martín Garzo posee un estilo muy elegante. Hace años que leí "El lenguaje de las fuentes" y, desde entonces, no me he vuelto a acercar a este autor. La verdad es que las tramas de sus novelas no suele atraerme. Después de leer tu reseña, creo que ha llegado el momento de volver a asomarme a él.
Un saludo.
Miguel Sanfeliu

Miguel Sanfeliu dijo...

¡Por fin salió el comentario!
Pruebo con identidad blogger...

Anónimo dijo...

"Las historias de Marta y Fernando"
por éste empecé yo.

Núria Viñas Pujolràs dijo...

Andaba buscando un libro entretenido para estas navidades y encontre este. Me ha encantado por su prosa ágil y en muchas ocasiones altamente poética.
Núria

Letras de encuentro dijo...

¡Hola! Nos gusta la reseña, la enlazamos en el perfil del autor en nuestra web.

http://www.letrasdeencuentro.es/detalles.php?resenia=619&fuente=Perdidaentrelibros

¡Saludos!