sábado, diciembre 20, 2008

Por unas Navidades distintas

Bueno, otra vez han pasado semanas sin dejarme caer por aquí. Ha sido imposible dedicarle un rato al blog, entre exámenes, cuadernos, un curso que tenía que terminar, y evaluaciones todas las tardes. Las últimas semanas antes de las vacaciones de Navidad son tremendas. El tiempo vuela y las tareas se acumulan. Al final llega la recompensa, el descanso, la recuperación del tiempo libre -si bien en estas fechas la acumulación de reuniones sociales absorben también gran parte de nuestro tiempo-. Tener ratitos para leer, acurrucada en el sofa con un libro en una mano y un café caliente en la otra. Algo tópico, de acuerdo, pero no me negaréis que es uno de los mayores placeres a los que podemos entregarnos en estos días invernales.

Los que frecuentáis este espacio ya sabéis que no soy una adicta a las Navidades. De hecho estas fechas me vuelven un poco melancólica. Pienso en otro año que se acaba (aunque me rijo más por el año escolar, el que comienza en septiembre y termina en junio), y que aún me quedan muchos proyectos por delante, y que si no me apresuro quizás no llegaré a tiempo de hacer todo lo que he soñado hacer en mi vida. Pienso en el frío, en la cantidad de personas que en estos días están solos, en los animales abandonados y en los recogidos en residencias que esperan alguien que les adopte y les lleve a un lugar más confortable. Sé que son fiestas para disfrutar y pasarlo bien, para hacer y recibir regalos, para pasar buenos ratos con la familia y amigos. Y aunque lo intento, no puedo evitar pensar en esas otras cosas que siempre han empañado mi visión de la Navidad. ¿Qué ocurre con todos los que quedan fuera del sistema? ¿Los que no hacen ni reciben regalos? ¿Los que no pueden comprar nada? ¿Los que pasan frío mientras nosotros andamos calentitos entre celebración y celebración?

Sin ánimo de amargar las Navidades a nadie, creo que todos deberíamos pararnos a pensar un poco en ello. Intentar no sucumbir a las comilonas interminables, a la acumulación de regalos innecesarios, al derroche en un mundo que se nos queda pequeño y que en muchos aspectos estamos dejando medio moribundo. Son fechas para divertirse, es cierto, pero también para ser conscientes de todo aquello que no funciona y que deberíamos intentar mejorar. Y hacer lo que podamos para conseguirlo. Por esta razón quiero recomendaros que veais un vídeo que un compañero me mostró hace poco y que puede ayudarnos a abrir los ojos ante la avalancha consumista que nos engulle en estos días. Está dividido en tres partes porque es un poco largo, pero merece la pena dedicarle un rato y pararse a pensar después.



Podemos seguir como hasta ahora y cerrar los ojos ante todas las desgracias, todo lo feo que nos rodea.O podemos aportar pequeños granitos de arena, pequeños cambios en nuestra manera de actuar y de ser que vayan construyendo poco a poco una montaña, en la que quepamos más personas y donde todo esté más repartido. Hay sitio para muchos más en la cima, que es más grande de lo que pensamos. Puede parecer una utopía, pero no por ello debemos dejar de intentarlo.

Felices Fiestas a todos.


10 comentarios:

Fede dijo...

Me alegro que estés de nuevo "perdida entre libros". Aprovecho para desearte feliz Navidad. Justamente, ando leyendo un libro de John Naish titulado "¡Basta!" y es que estamos abusando no solo del consumo de cosas, sino del consumo de información, de trabajo, de opciones, de felicidad y hasta de crecimeinto.

Joselu dijo...

Veo que tus reflexiones sobre nuestro estilo de vida tienen equivalentes en otros blogs. Creo que nos damos cuenta de ese exceso que nos termina abrumando y no dejando disfrutar de lo más elemental. Me alegro que tus ideas sean compartidas por otros muchos blogueros, y es que esta crisis también es una ocasión para pensar, para quitarnos tejido adiposo de la mente, el corazón y el vientre. Mañana veré el vídeo. Hoy quiero dejarte mi mensaje con el que estoy en sintonía.

Anónimo dijo...

Acabo de ver ls tres videos. Realmente es increible pensar como este sistema no va estar continuamente en crisis; es lo lógico. Pienso que debemos hacer lo posible por cambiarlo, y aunque nos parezca que no, los pequeños cambios que hagamos a nivel individual serán decisivos. Yo empiezo hoy mismo.

FELICES FIESTAS Y UN BUEN 2009!!!!

juan

Francisco Machuca dijo...

Mi querida Elena,te deseo unas felices fiestas y un próspero año nuevo.

Un fuerte abrazo y un millón de besos.

Nausicaa dijo...

Uis, yo tambien pensaba ponerlo (el video), porque creo q estas fechas de incosnciencia generalizada hace falta esa vocecilla de Pepito Grillo que nos muestre todo lo que no vemos.

Felices fiestas, y a vivirlas con cabeza.

Raúl dijo...

Sean como sean, las tuyas, las mías y las de quienes nos leen, te deseo la mejor de las dichas, querida Elena.

Rosa Silverio dijo...

Querida Elena:

Me ha gustado mucho tu reflexión para esta navidad porque me identifico mucho con tu sentir, con tus preocupaciones.

A mí también me pone un poco triste la navidad por muchas razones, algunas personales y otras tienen que ver precisamente con que no puedo dejar de pensar en aquellos que tienen menos y que por derecho natural deberían tener tanto como el que tiene más. Pienso en el que está a la vuelta de la esquina sin cobijo ni comida, mientras yo estoy disfrutando de una rica cena, y sé que no puedo cambiar todo el mundo, pero también sé que puedo aportar mi granito de arena, que no debo dejar de hacerlo, porque si todos hacemos algo, si todos damos aunque sea un paso, a lo mejor las cosas cambien.

Espero que esta navidad no sea tan melancólica para ti y que por lo menos puedas disfrutar de la compañía y el cariño de tus seres queridos.

No puedo dejar de decirte que soy adicta a tu blog y realmente espero con ansias cada una de tus entradas porque siempre aprendo o descubro algo de tu mano.

Cuidate mucho y te mando mis mejores deseos.

Con muchísimo aprecio,

Ro

Herman dijo...

Te deseo lo mejor para el 2009. Seguiré visitando fielmente tu acogedora casa virtual.
Un abrazo

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

HOLA ELENILLA, gracias por tener el enlace a mi blog todavia lo acabo de ver, y por acordarte y entrar al mío, te lo agradezco eres de las primeras personas que conocí a raiz del blog y la verdad siempre has estado ahí.

Aunque decías que era largo he visto el video, la verdad?, no sé que decirte Elena, pienso como tú, tanto lo que dices de las navidades como lo que cuentan en el video....pero no sé...me desanimo un poquillo, mientras los que realmente tienen poder de decisión y de cambiar alguna cosa no lo hagan...creo que nosotros podemos cambiar poco, podemos contribuir, reciclar, denunciar, manifestarnos, cambiar hábitos, si..
Pero de todas formas piensa un poco y verás, tú estás tan dentro como yo del sistema y es que nos deja muy pocas opciones para desvincularnos de él.

Es complicado. Yo no he comprado regalos, me aterran los centros comerciales llenos estos días.
Muy bueno lo que cuentas de la peli de Michael Moore, yo sigo poco a poco, hago muchas cosas y tengo poco tiempo.

Cuidate reina.

Soledad dijo...

Ojalá que este año nos traiga mucho amor y mayor conciencia.
Seguimos creciendo con lo libros.
Un beso,