viernes, marzo 28, 2008

JOHN STEINBECK: Las uvas de la ira

Las uvas de la ira no es un libro fácil de leer. Está brillantemente escrito, y la prosa de Steinbeck llega a ser en ocasiones seca y áspera, como la historia que cuenta, pero a veces alcanza una belleza que deslumbra, sobre todo en algunas descripciones. Sin embargo, su dureza proviene de su argumento, que se torna cruel hasta llegar a emocionar. La pobreza, el hambre y la miseria conviven junto a la dignidad y los más altos valores humanos. Se trata de un libro triste, sin duda, pero al mismo tiempo es un canto a la capacidad del ser humano para luchar, y para levantarse una y otra vez. Es un alegato a la vida y a la esperanza, y con ese espíritu cierra Steinbeck su libro, con uno de los finales más inesperados que haya dado nunca la literatura.

Las uvas de la ira se enmarca en los años de la Gran Depresión posteriores a la crisis de 1929, que provocó la ruina de muchos pequeños propietarios en Estados Unidos. En ese marco se inscriben historias como la de la familia Joad, que deciden dejar las tierras de Oklahoma, maltratadas además por sucesivos años de sequía, y marchar hacia el Oeste, en pos del sueño americano que eran las tierras de California y alrededores, donde el cultivo de frutales requería de una creciente mano de obra. Es pues una historia de emigrantes, con toda la dureza que ello supone, perfectamente extrapolable además a los movimientos migratorios que suceden en la actualidad. Los Joad realizarán un difícil camino siguiendo su sueño, un camino en el que varios miembros de la familia se irán quedando atrás, bien porque mueren, o bien porque deciden abandonar al resto de su familia siguiendo sus propios caminos. Los que llegan al final se enfrentarán además con que el sueño no era tal, pues la mano de obra que ha llegado a esas tierras desborda la oferta de trabajo que hacen los cultivadores, por lo cual se verán obligados a trabajar por salarios irrisorios y a ser tratados de manera más que despectiva por los propietarios y habitantes de las doradas tierras del Oeste.

Entre los Joad hay personajes que llegan a hacerse entrañables al lector. Es el caso de la Madre, que se convierte en el eje vertebrador de su familia. Su fuerza es tal que llega a suplantar la función dominadora de su esposo, que se resigna a esta realidad aceptando que su mujer está muy por encima que él en cuanto a dotes organizativas y a capacidad de decisión. Madre (a quien el autor no da ningún nombre, para potenciar esta faceta de su personalidad), es el ejemplo a seguir para su familia. No se permite a sí misma derrumbarse en ningún momento, a pesar de las desgracias que les acontecen, pues sabe que ella es el pilar fundamental de cuantos le acompañan. Así pues, nadie debe verle débil ni cansada, puesto que de ella depende el que su familia siga manteniendo el coraje necesario para seguir adelante. En una de sus conversaciones con su hijo Tom, ella le dice:

- A veces me dejo llevar por el pánico. Simplemente pierdo el ánimo.

- Nunca te he visto perderlo.

- Por las noches, a veces, lo pierdo.

El hijo mayor, Tom, ex presidiario y de ideas muy preclaras, es otro de los personajes claves en esta historia, pues es también un modelo a seguir para los demás, sobre todo para su hermano pequeño, Al, más inclinado a los coches y a las mujeres debido a su edad adolescente. Y, aunque no sea de la familia, el reverendo Casy es también uno de esos personajes que se agarran al lector, con su discurso idealista y esperanzador, un hombre que deja su ocupación de predicador para convertirse en un líder social preocupado por los problemas que afectan a los trabajadores, y decidido a llegar hasta el final por ellos.

Alternándose con la historia de la familia Joad, el autor inserta capítulos descriptivos sobre la situación de Estados Unidos en aquella época, y el cambio profundo que estaba sufriendo el campo a causa de la rapiña de los especuladores -que estaban acabando con la vida rural tradicional- y de la mecanización creciente. En estos fragmentos es donde la maestría narrativa de Steinbeck alcanza sus cotas más altas. Como muestra os dejo los siguientes extractos:

“Cuando un caballo acaba su trabajo y se retira al granero, queda allí energía y vitalidad, aliento y calor, y los cascos se mueven entre la paja, las mandíbulas se cierran masticando el heno y los oídos y los ojos están vivos. En el granero flota el calor de la vida, la pasión y el aroma de la vida. Pero cuando el motor de un tractor se apaga, se queda tan muerto como el mineral del que está hecho. El calor le abandona igual que el calor de la vida abandona a un cadáver. Luego se cierran las puertas de hierro galvanizado y el conductor se va a casa, a la ciudad, que quizá esté a veinte millas de distancia, y no necesita volver en semanas o meses, porque el tractor está muerto. Y esto resulta fácil y eficaz. Tan fácil que el trabajo pierde interés, tan eficaz que la tierra y trabajar el campo dejan de producir emoción y desaparecen también la comprensión profunda y la relación del hombre con la tierra.”

“Cada pequeña huelga aplastada es la prueba de que se ha dado el paso. Puedes saber esto: teme el momento en que el hombre deje de sufrir y morir por un concepto, porque esta cualidad es la base de la esencia humana, esta cualidad es el hombre mismo, y lo que le diferencia en el conjunto del universo.”

Dicho todo esto (y si habéis tenido la paciencia de leer hasta aquí), no puedo dejar de recomendaros esta extraordinaria novela. Es una lección de humildad para todos los que tenemos la fortuna de vivir en el llamado primer mundo. Para ponernos en el lugar de aquellos que no han tenido esta suerte y tienen que dejarlo todo por el sueño de una vida decente, de una vida justa, donde sus necesidades vitales estén cubiertas y donde sean tratados con la dignidad y el respeto que todo ser humano se merece.

Bien por Steinbeck y bien por libros como éste. Historias que nos hacen reflexionar, y que sirven para que no nos durmamos en nuestro sueño de abundancia. Pues la mayoría de los que nos rodean aún no han alcanzado ese sueño.

15 comentarios:

Herman dijo...

Muy buena tu reseña. ¿Has visto la adaptación cinematográfica que hizo John Ford? En caso negativo, te la recomiendo.

Blanca Vázquez dijo...

Creo que coinciden en puntos esenciales (tan americanos por otro lado) esta obra y La carretera de Cormac McCarthy. En esa lucha continua y en esa esperanza que aún puede quedar. Solo que McCarthy lo situa en el futuro, pero tiene mucho en común con esa tierra seca y devastada.
Ahí si que se hizo una buena adaptación al cine. Veremos en el caso de McCarthy. Estupenda reseña como siempre.

dintel dijo...

Un gran libro, una gran película, y, como no, un gran reseña.

Francisco Machuca dijo...

Recuerdo cuando leí a Steinbeck en mi adolescencia: La perla,De ratones y hombres,Las uvas de la ira,Al este del eden,mi obra favorita.Te recomiendo Viajes con Charley en busca de America.Me encantan las historias de viajes y búsquedas tan dadas en la cultura americana.Carreteras interminables y moteles situados en ninguna parte.Keruac en el camino.Sam Shepard en la frontera,etc.
Muy buena reseña Elena.

Besos y un fuerte abrazo.

Lucía dijo...

Este libro debería ser lectura obligada para aquellos que se dedican a la política.
Besos.

Nausicaa dijo...

Si no lo he leido es porque siempre espero a estar e animo fuerte para enfrentarme a tanto dolor. Espero tener el momento adecuado pronto porque me encanto tu reseña.

Joselu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joselu dijo...

Un libro extraordinario. Lo leí hace quince años y todavía retengo la emoción que me embargó en su lectura. Steinbeck es vida pura al estilo de la mejor novela norteamericana. Este año recomendé Las uvas de la ira a un par de alumnos. Uno georgiano. Le ha costado dos evaluaciones pero lo ha terminado. Cuando llegó al final de la novela, sentí tanto orgullo como él por haber llegado hasta allí. Sé que la ha leído porque me habló de ese prodigioso final. Una novela mayor, enorme, total. Me hubiera gustado ser Steinbeck para escribir esta novela. No dejo de recomendarla a quien se pone a tiro. Un cordial saludo.

Lorena dijo...

Preciosa descripción del libro. No he tenido el gusto de leerlo pero disfrutando de tus palabras me han llegado súbitamente las ganas :) Esperaré al verano. La lucha por un sueño, un difícil sueño. Qué privilegiados somos, ¿verdad?, y qué poco lo valoramos.
Un gran besazo y feliz semana!

Miguel Sanfeliu dijo...

Excelente reseña, Elena, la disfruté de principio a fin.
Un abrazo.

Elena dijo...

Herman, no he visto la película, pero tendré que hacerlo sin duda. Esperaré un poco a que se me pase la impresión del libro, porque quizás ahora no sea el momento.

Blanca, aún no he leído el libro de McCarthy, pero espero tu reseña con atención. Esos puntos en común que mencionas son muy significativos.

Dintel, gracias por tus palabras. Como tú has dicho, un gran libro.

Francisco, es el primer libro de Steinbeck que leo, pero después de él volveré sin duda a sus obras. Tengo muchas ganas de leer La Perla. A mí también me encantan las historias de viajes y búsqueda.

Lucía, totalmente de acuerdo contigo. Lectura obligada para muchas personas, sobre todo para aquellos que son incapaces de ponerse en el lugar de los demás.

Nausicaa, eso mismo me pasa a mí con Las Benévolas, un libro que tengo encima de la mesa y aún no me atrevo a leer. Cuando encuentres el momento, lo disfrutarás, porque en Las Uvas... tras el dolor se esconde gran literatura, con mayúsculas. Un placer.

Joselu, veo que te impresionó tanto como a mí. Es un mérito que uno de tus alumnos la haya leído, porque no es lectura fácil para un adolescente. Yo también la estoy recomendando a todo aquel que me pregunta.

Lorena, sí que somos unos privilegiados. Sin embargo estamos tan absortos en nuestro sueño que no nos damos cuenta de ello. Y este libro te hace despertar por momentos de ese sueño tan peligroso.

Miguel, yo también he disfrutado mucho esta novela. Y el final me maravilló.

Saludos a todos y como siempre mil gracias por dejaros caer por aquí.

Soledad dijo...

Elena, comencé dos veces ya Las uvas... y por alguna razón no logré seguir, creo que es ese aire trágico que contiene. Tu reseña me dio renovadas hanas de leerlo. Ya te contaré.
Cariños,

El callejón de los negros dijo...

Enhorabuena por el sitio que recoge mucho y bueno.

En cuanto al libro lo leí hace un par de años y me encantó, seguidamente busqué la peli para verla y me pareció muy buena. No mejor que el libro que en algunos momentos es desgarrador pero real. Sólo basta mirar a nuestro alrededor.

Saludos
Antonio

Sito dijo...

Sabes que pregunté en El Corte Inglés y me dijeron que no lo editan ya. Me quedé sorprendido.

criticon dijo...

Hoy este libro esta más vivo que nunca en lo que llaman "primer mundo", no?. Para todos los que se durmieron "en sueños de abundancia".