domingo, septiembre 13, 2009

MARGARET MILLAR: Un extraño en mi tumba

Descubrí a esta autora gracias a una reseña en Babelia que me dejó intrigada, hasta el punto de que tuve que comprar el libro para ver qué habia detrás de un argumento que comenzaba con una mujer que sueña con su propia tumba, lo que me resultó perturbador. Es así como llegó a mis manos esta novela, que se inscribe dentro del género de la novela negra o de misterio, y que pertenece a una escritora que no es demasiado conocida en nuestro país. Para los que no la conozcáis, os diré que fue la esposa de Ross McDonald, un gran escritor cuya fama condenó a un segundo lugar a su talentosa mujer, que escribió unos treinta libros y de los cuales sólo unos doce han sido traducidos a nuestro idioma, la mayoría hace ya más de veinte años.

De ahí que la reciente edición de este título en la editorial RBA bolsillo sea una oportunidad inmejorable para acercarnos a la obra de una autora que destila originalidad y personalidad propia, capaz de crear tramas absorbentes de las que es difícil apartarse, y con una gran capacidad para penetrar en la psicología de los personajes, tanto masculinos como femeninos. Es ciertamente la obra de una gran maestra de la intriga y el suspense, que deleitará tanto a aficionados al género como a los que no solemos adentrarnos muy a menudo por estos lares.

Nuestra protagonista, Daisy (suena a adorable esposa-ama de casa que nunca ha roto un plato, ¿verdad?), sueña una noche con una lápida en donde aparece su nombre junto a una fecha de defunción ocurrida cuatro años atrás. Obsesionada con esta imagen, se empeña en averiguar si hay algo de real en tan extraña fantasía. En este difícil empeño, la voz de la cordura la imponen su marido, Jim, y su madre, que intentan hacer que Daisy olvide su búsqueda imposible. Sin embargo Daisy se muestra decidida a llegar hasta el final. Para ello contrata incluso los servicios de un detective privado, Steve Pinata, un personaje con una fuerte presencia en la novela que ayudará a la joven a aclarar el misterio. Cuando ambos descubren que la tumba existe en realidad, con el mismo aspecto con que Daisy la vio en su sueño, pero que ésta pertenece a otra persona, será cuando el propio Pinata se implique en cuerpo y alma en la investigación hasta descubrir una trama tan sorprendente que ninguno de los dos podría jamás imaginar.

La historia se desarrolla en la California de los años 50. Aunque los personajes a primera vista parecen auténticos arquetipos, todos ellos esconden secretos que los hacen mucho más complicados en la realidad. Aparte de los ya mencionados son de destacar el padre de Daisy, Stan, un alcohólico que sólo aparece en la vida de su hija para pedirle ayuda cuando está en apuros, y al que la joven adora a pesar de sus desplantes. De hecho este personaje jugará un papel de primera fila en la resolución del misterio. Curioso es también el personaje de Juanita, una joven atractiva pero algo descerebrada a la que Daisy conoció hace años y que volverá de nuevo a su vida de una forma imprevista.

Me gusta el estilo de Miller. Es sencillo pero muy efectivo. Y además está salpicado de frases que esconden mucho, como por ejemplo esta que hace referencia a Stan, el padre de Daisy:

"No le pareció irónico esbozar un manojo de observaciones en torno a la verdad y a la justicia, cuando, de hecho, su vida había sido una especie de maratón en el cual la verdad siempre le precedía algunos pasos y la justicia le seguía a unos cuantos metros. Nunca había alcanzado la primera, y la segunda nunca lo había alcanzado a él."

Merece la pena acercarse a esta escritora. Esperemos que pronto vuelvan a reeditarse algunos de sus títulos, y que podamos disfrutar de nuevo del talento de una mujer que se ha ganado por méritos propios un puesto importante en el mundo de la novela negra.

13 comentarios:

Joselu dijo...

Me he hecho asiduo de la librería NEGRA Y CRIMINAL en Barcelona, especializada en novela negra policíaca. Había oído hablar de esta autora pero no he tenido ocasión de leerla. Sí que leí algunos títulos de Ross MacDonald hace una veintena de años, pero desconocía que su mujer también escribiera. Dentro de la novela negra hay una estela de títulos y autores sumamente interesantes. Es un tipo de relato fresco y ágil, aunque a veces los detectives o policías son obesos y padecen diabetes. No dejan de asombrarme las posibilidades de este género negro que se renueva y multiplica cada año. Y es que hay un montón de detectives interesantes. Te aseguro que en cuanto tenga un momento me agenciaré este título y te haré llegar mi comentario. Ahora estoy con una novela de un escritor islandés titulada La mujer de verde. El autor es Arnaldur Indridason. Tiene escenas y capítulos realmente durísimos. Los nórdicos se han apoderado en buena parte del panorama de la novela criminal. Un cordial saludo.

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Hola Elena, últimamente me ha dado por leer novela negra y la verdad es que me estoy redescubriendo...había oído alguna referencia de esta autora, aunque este título en concreto no lo conocía.
Muchas gracias por tus recomendaciones, siempre son muy interesantes.
Un saludo

Carmina dijo...

Soy una lectora compulsiva de novela negra, asi que habra que conocer a esta autora, me apunto titulo y autora, a ver si encuentro algo de ella.

Carmina dijo...

Soy una lectora compulsiva de novela negra, asi que habra que conocer a esta autora, me apunto titulo y autora, a ver si encuentro algo de ella.

Paco dijo...

En primer lugar felicitarte por tu blog, Elena. Soy seguidor tuyo, desde hace un tiempo.
La referencia de este libro la anotare, leo de todo en general, pero últimamente pico más en novela negra. Y tú comentario ha despertado mi curiosidad.

Un saludo.

Elèna Casero dijo...

A mí me gusta la novela negra. Y este me lo voy a apuntar para la semana próxima. Aunque antes tengo a Siri Hustvedt pendiente

Lucía dijo...

¿Te puedes creer que tengo dos libros suyos en casa y no los he leído? Son dos ediciones antiguas de Bruguera y tienen un aspecto un poco lamentable: amarillentos y polvorientos. Pero nada, me animaré a quitarles el polvo y echarles por lo menos un vistazo. ¡Tengo tantos libros en casa sin leer!

Un abrazo.

P.D.: ¿Cómo va tu embarazo, ya sabes si es niño o niña? Ya falta poco ¿no? ¡Vaya nervios!

Elena dijo...

Vaya, veo que la novela negra goza de bastante éxito por estos lares... Yo reconozco que no leo mucho de esto género, porque quizás me atraen otros con más fuerza, pero cada libro que cae en mis manos de novela negra lo disfruto muchísimo. Tengo en la recámara Petirrojo, de Nesbo, que también me han recomendado. Ahora estoy con el último de mi tocaya Elèna Casero, ya os contaré.

Lucía, todo va bien, acabamos de entrar en el tercer trimestre, así que para finales de diciembre, si no se tuercen las cosas, Nuria estará en el mundo.

Gracias y un abrazo a todos.

Raúl dijo...

A algunos, les da por llamarla de "evasión". A mí se me antoja que el apellido se aplica de forma despectiva, cuando es de los géneros literarios, el único puro.
Un abrazo, Elena.

Miguel Sanfeliu dijo...

Últimamente he escuchado el nombre de esta autora en un par de ocasiones. Desde luego, parece interesante. Yo no la conocía, pero buscaré este libro.

fab - golem dijo...

Acabo de publicar una nota sobre uno de mis autores de novela negra favoritos, Ross Macdonald, cuyo verdadero nombre era Kenneth Millar. Buscando documentación sobre el autor, he redescubierto la figura de su esposa Margareth Millar, de soltera Margareth Strum. Y casi al mismo tiempo he descubierto tu reseña. Así que no me queda más remedio que buscar y leer sus libros.

Saludos.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Hola, Elena.
Me alegro que todo vaya bien.
En cuanto a tu propuesta, te diré que ni idea tenía de esta autora. También yo voy por otros tipos de novela, pero me ha picado la curiosidad. Es que voy con retraso...Estoy todavía con "Espejos" y "El molinero aullador", más las relecturas, que son mi debilidad, así que no te digo.
Siempre me interesan tus reseñas y las reviso cuando le toca al libro correspondiente.
Un abrazo.

Pedro Garcia Millan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.