sábado, septiembre 26, 2009

ELÈNA CASERO: Tribulaciones de un sicario

Este es, ante todo, un libro divertido. Una lectura para olvidarnos de los problemas que nos rodean y dejarnos llevar, entre sonrisa y sonrisa, por las tribulaciones de Anselmo de la Rúa, una especie de aprendiz de sicario por necesidad, que se embarca en una aventura que cambiará el curso de su vida y le hará mejor persona. Elèna Casero demuestra con esta novela que es una hábil escritora, capaz de crear personajes entrañables y situaciones hilarantes que encandilan al lector, hasta hacerle devorar una tras otra las páginas de una obra que se lee con verdadero disfrute.

"Era el veintitrés de agosto. Mediodía de domingo. Estaba sentado en el alféizar de una ventana del claustro de la Colegiata de Santa Cecilia. Desde allí podía dominar el mundo, toda la vieja ciudad, con sus casas achatadas, que se extendía ante mis ojos como un racimo de uvas pasas. Era una hermosa vista y, sin embargo, bien diferente era lo que yo presentía. Me asustaba tener que tomar las riendas de mi vida después de tantos años de dejarme llevar por las olas del destino. Aquella vista tan magnífica era para mi el fin del mundo."

Este es el comienzo de la historia. En estas palabras Anselmo nos revela cómo va a cambiar su personalidad a raíz de su decisión de formar parte de una banda de sicarios. En efecto, uno de los logros de la novela, según mi punto de vista, es el cambio experimentado por el protagonista a lo largo de la misma. Cómo se va abriendo los ojos a una realidad, la de su vida, a la cual no había mirado de verdad hasta entonces. Anselmo pasa de ser una especie de sombra, sin capacidad de decisión, a convertirse en una persona con las ideas bastante claras y con autonomia para tomar sus propias decisiones.

Anselmo procede de una familia adinerada venida a menos, y una serie de infortunios le han hecho perder todo lo que poseía y tener que marchar a vivir a una humilde pensión. Ante el temor a verse completamente arruinado, decide aceptar la proposición de un compañero de la pensión de entrar a formar parte de una banda de extraños matones, que tienen en común la característica de ser enfermos terminales, por lo que no tienen nada que perder en el caso de ser descubiertos. La víctima de esta banda, a la que Anselmo debe seguir día y noche para asegurarse de confirmar sus hábitos de vida, es un hombre rico, dueño del museo de la ciudad que, casualmente, se ubica en la mansión donde Anselmo pasó su infancia. A partir de aquí, se encadenan los acontecimientos que harán de Anselmo una mejor persona y le llevarán a descubrir la verdadera historia de su familia. Junto a él, nos encontramos otros personajes curiosos, como Doña Celia, la dueña de la pensión, o Antonio, otro inquilino que ayuda a Anselmo en sus pesquisas, que resulta ser el personaje más cómico -y también inverosímil- de todos.

Ciertamente me ha gustado la novela. Me ha sorprendido su naturalidad y frescura, su estilo directo, sin grandes pretensiones literarias, que se agradece de vez en cuando como un soplo de aire fresco entre los sofocos provocados por otras lecturas más densas. Creo que está bien escrito y que, además de ser fácil de leer, cumple uno de los fines primordiales de la literatura: entretener y divertir al lector. Una lectura muy recomendable ahora que los días se vuelven más grises y el tiempo empieza a enfriarse. Déjense sorprender por esta historia; les aseguro que no se arrepentirán.

15 comentarios:

Joselu dijo...

No hace falta que aclare que no lo he leído y que no conozco a la escritora. Hay tanto por leer, que cuando voy a una librería advierto que soy un verdadero ignorante pues nunca podré leer ni un mínima o ínfima parte de la literatura que se publica o más allá de la literatura clásica, de la que ha pasado ya a ser clásica. Y entre esto, encontrar el libro amigo, que te encandila, como dices tú, es un pequeño gozo del corazón y de la inteligencia. Yo también alterno lecturas densas con otras más ligeras y no evito algún que otro best seller. Tomo nota de la recomendación. Parece a priori una lectura fácil y agradable. A veces también hay que degustar novelas sin excesivas pretensiones. Un cordial saludo.

vitruvia dijo...

Yo sí he leído Tribulaciones de un sicario, y debo decir que coincido contigo en cuanto a que es una lectura amable, llana y entretenida. Una historia bien contada con unos personajes completamente creíbles.

Pedro Garcia Millan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Elèna Casero dijo...

Gracias Elena.
Te estoy muy agradecida por haberla leído y por haber hecho el comentario en tu blog.

Un abrazo y cuídate

Leer Gratis dijo...

Como siempre, excelente reseña! Aún no lo he leído tampoco y estoy de acuerdo con el comentario de Joselu, falta tanto por leer...aunque de todos modos, es imposible con la enorme cantidad de libros que se editan cada año...

Saludos,

Carmina dijo...

Como bien dices de vez en cuando se agradecen este tipo de lecturas, frescas, escritas en clave de humor pero sin perder por ello estilo. Cuando entre en una libreria lo buscare

Lucía dijo...

Sí que me dejas intrigada. El argumento es de lo más extravagante y eso lo hace muy atractivo. Tomo nota Elena.
Un abrazo grande.

Francisco Ortiz dijo...

Le deseo lo mejor a la autora, a quien aprecio, con su novela. Y se agradece tu buena lectura, atenta y sincera.

Lundra dijo...

HOla, es la primera vez que escribo en tu blog, aunque llevo un tiempo enganchada a él, simplemente quería darte las gracias por tus comentarios y críticas, que resultan muy útiles a la hora de elegir libros, de conocer a autores que de otra forma pasarían desapercibidos, haces una gran labor y con mucho acierto. Disfruto mucho con tu blog, y eso que me va a costar mucho ponerme al día, ejejeje, pero lo intento.

un abrazo

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Como siempre tus entradas son toda una invitación a la reflexion y a la lectura.

Un saludo para los dos...

Nausicaa dijo...

Pues mira, tengo ganas de algo distendido y alegre, y esta parece una opción perfecta. Gracias preciosa.

Raúl dijo...

Suscribo todas y cada una de tus apreciaciones sobre el libro.

Mateo Bellido Rojas dijo...

Muy buenas, ¿qué tal?
Ando con poco tiempo y las lecturas las llevo atrasadas. Has hecho atractivo el libro que presentaste. Además, ver el agradecimiento de la propia autora me lo ha hecho aún más. La historia parece de lo más sugerente y si tú lo recomiendas, seguro que merece la pena leerlo.
Mis mejores deseos para ti, Elena.
un abrazo

Clarice Baricco dijo...

Espero que llegue pronto por acá. Sí me interesa.


Besos.

Íñigo Sánchez Paños dijo...

Acabo de encargarlo. Y prometo una lectura atenta. Me atrajo una crítica que oí por la radio. Como traductor, me gustaría entrar en contacto con la autora... Nunca se sabe ☺.

Saludos,