lunes, noviembre 10, 2008

NICK HORNBY: Alta fidelidad

Alta fidelidad es un libro sorprendente. Es fresco y divertido, engancha desde la primera página, y además está bien escrito. Es uno de esos libros que uno no puede dejar de leer con una sonrisa, viendo reflejados sus propios comportamientos o los de algún amigo o amiga muy cercano. Y si además nos gusta la música, aún se disfruta más, pues las referencias a canciones de los 60, 70 y 80 son constantes a lo largo de la novela. Hacía tiempo que no leía un libro tan entretenido, y confieso que lo he saboreado de principio a fin.

Rob Fleming está a punto de cumplir 36 años, tiene una tienda de discos antiguos en el centro de Londres, y su novia, Laura, acaba de dejarle. Este suceso desencadenará una serie de reflexiones que Rob va dejando caer ante el lector envueltas en listas de sus cinco cosas preferidas, tal como él mismo comenta al empezar el libro: "Mis cinco rupturas amorosas más memorables". Por supuesto, Laura no se encuentra en dicha lista, porque al principio Rob está demasiado enfadado con ella para admitir el dolor que le causa esta ruptura. No obstante, a lo largo de los capítulos siguientes, asistimos a un cambio progresivo en su forma de ver la realidad y de valorar las relaciones de pareja. En esa evolución tendrán un papel importante sus amigos, Barry y Dick, y la aparición de una cantante americana por la que Rob se sentirá atraído. De este modo, nuestro protagonista acabará encontrando respuestas para muchas de las preguntas que no puede evitar formularse, y recompondrá (más o menos) una vida sentimental algo complicada que hasta ese momento no había sabido encauzar.

Hornby es un gran creador de personajes, especialmente masculinos. Rob, Barry y Dick aparecen nítidamente dibujados, cada uno a su manera. El primero es el eterno adolescente que todos llevamos dentro, que se pregunta una y otra vez qué es lo que quiere y qué necesita verdaderamente para ser feliz, alguien que a sus 36 años aún no está seguro de sus sentimientos. En definitiva, una persona que se busca a sí misma y que es capaz de aprender de sus errores y recapacitar, aunque a veces le cuesta bastante trabajo. Al ser él mismo el narrador de la historia, su sinceridad con el lector es casi absoluta. De este modo, nos deja párrafos tan profundos como este:

"A lo largo de los últimos dos años, aquellas fotos mías de cuando era niño, las fotos que nunca quise que vieran mis novias, han empezado a producirme una punzada de no sé qué, porque no es exactamente infelicidad, pero sí un pesar a la vez llevadero y profundo. Hay una en la que salgo con un sombrero de vaquero, apuntando con un revólver a la cámara, empeñado en parecer un perfecto vaquero pero sin conseguirlo (...) Quiero pedirle disculpas a ese pequeño, decirle que lo siento, que le he decepcionado. Yo era el que presuntamente tenía que cuidar de él, pero la he jodido: me equivoqué en los momentos malos, y ese crío ha terminado por convertirse en mí."

Los personajes de Barry y Dick son antagónicos. El primero es un tipo duro y desagradable, que no admite muchas opiniones aparte de la suya, pero que al final acaba incluso cayendo simpático al lector. Es quizás el más divertido, por sus ocurrencias. Dick es más tímido, y pasa más desapercibido, aunque constituye un soporte sólido para Rob. Con él compartirá confidencias que no se atreve a confiar a Barry. Sin embargo es el trío completo el que hace que el libro adquiera una magia especial.
La novela fue adaptada al cine en el año 2000 en una versión que refleja muy bien el espíritu del libro y que me encantó, dirigida por Stephen Frears, con el carismático John Cusack en el papel de Rob. En este caso, cuando terminé de leer el libro, me di cuenta de que en realidad ningún otro actor habría resultado tan creíble en ese papel. Rob y Cusack son una misma persona. Muy recomendable la película, y por supuesto también el libro. Porque habla sobre personas normales, con dilemas normales, y que siempre guardarán algunas preguntas para las que no podrán encontrar respuestas. Todo ello aderezado con toques de humor e ironía más que exquisitos. El libro perfecto para pasar un buen rato y acabar la lectura con una enorme sonrisa en los labios.

21 comentarios:

Raúl dijo...

Soberbia.
Una de esas novelas infatigables; ni se cansa ella de ser leída, y se cansa uno de revisitarla.
Hubo un tiempo, que era uno de mis regalos habituales.

Joselu dijo...

No conocía a Nick Hornby, además publicado en esa editorial tan querida como es Anagrama. No puedo añadir nada a tu presentación del libro. Cuando pase delante de él en una librería, ya no será un extraño para mí. Me ha gustado en que por fin un escritor sea un buen creador de persnonajes masculinos. Parecería que la literatura y el cine últimamente se ha centrado en los femeninos y la psicología masculina quedaba en penumbra, como reflejo de una falta de matices y profundidad. Lo tendré en cuenta. Un abrazo.

Toñi dijo...

Con tu comentario me estoy animando a leer el libro. Conocía la película, estupenda, me gustó mucho. Pero sospecho que el libro debe ser mejor.

Un abrazo y gracias por tus estupendas crónicas.

Nausicaa dijo...

Tengo tantas ganas de leerla, la pelicula y es todo un tesoro para mi, así que no me gustaria esperar mas para deleitarme con la novela.

Estamos en crisis así que me la apunto en la lista de reyes :P

Fede dijo...

Elena,
Gracias por tu reseña. Te seré sincero. He tenido el libro entre las manos, lo he mirado por encima y al ver tanta referencia musical me eché atrás ya que la mayoría de los cantantes me eran desconocidos.Rectificar es de sabios y volveré a Hornby en la primera ocasión.

supersalvajuan dijo...

Una obra maestra. Roza la perfección. Listas, listas...

coses.s.s. dijo...

Pues por llevar la contraria, yo lo leí hace años y no me gustó. El protagonista me pareció bastante inmaduro y la historia poco original. Además de las referencias a grupos y cantantes había también muchas a películas, pero creo que no había ninguna a otros libros y eso me hizo pensar que era una novela dirigida a gente que no lee, escrita por alguien que tampoco lee.
Veo que a muchos de vosotros os ha gustado, así que igual fue un juicio equivocado, pero esa fue la sensación que tuve al leerlo.

Miguel Sanfeliu dijo...

Debo admitir que este libro es otro de mis "pendientes de leer". Lo tengo en otra edición y lo compré hace algunos años en un mercadillo. Nick Hornby es un autor que se podría calificar "de culto", pero nunca tuve urgencia por acercarme a él, la verdad. Tu texto me obliga a abrir de nuevo el libro.
Un abrazo.

El Viajero Solitario dijo...

Recuerdo haber visto la película hace tiempo. Recuerdo también que me gustó.
No sabía entonces que estuviera basada en un libro, ni tuve luego noticias de la existencia del libro.
Tu reseña me ha picado la curiosidad, así que haré dos cosas: recuperar la película y añadir el libro a la lista de pendientes.

letrasypolítica dijo...

Me he encontrado por pura coincidencia con este blog. Te felicito, es muy fresco y corresponde a ese universo literario que logra alimentar nuestra atribulada realidad.
mi blog es wwww.ludimia.blogspot.com Cesar

Miriam Márquez dijo...

Hola Elena.
Voy a hacerme con esta novela ahora que tengo dos semanas de vacaciones. Me permito el lujo de recomendarte un libro, el que más me ha gustado este año. Me encantaría conocer tu opinión si alguna vez te apetece leerlo. "El libro del amor", por Nicole Kraus. Al final lloraba tanto que no podía ni leer.
Besos.
Miriam

LauraBaires dijo...

Hola Elena!!!
Perdida del mundo bloguero, pero siempre echando de menos su acogedores rincones, vine a visitarte, saludarte y deleitarme con tus siempre acertadas descripciones bibliográfica y cinematográficas.
Voy a probar a este autor.... Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión de Sicko (he sido y soy parte de la ambiguedad estadounidense), me pierdo y me encuentro con Vias Matas, quiero ver Caramel, me fascinó Expiación.....concuerdo con la claustrofobia que produce Viajes por el Scriptorium (hace poco leí una obra de la mujer de Auster y me gustó mucho.. hasta te diría que lo supera).
Bueno, nada, Elena, como siempre es un placer recorrer tu morada, que es limpia y profunda como pocas.

Un beso grande
Laura

Blanca Vázquez dijo...

La película desde luego tiene muy buena fama. Me gusta esta literatura fresca, actual, de espíritu transformador. Lo del protagonista que no podría ser otro que el actor americano, es porque ya sabias de la cinta y ya tienes la cara de Cusack clavada y por lo tanto automaticamente la asocias con el del libro. Me pasó a mi con La carretera de CMcCarthy, porque supe que era Vigo Mortensen quien interpretada al padre. Jejejeje, saludos guapa

sorel dijo...

Saludos Elena, leo tu blog habitualmente y hoy me decido a dejar un comentario.
Creo que lo que màs admiro de Nick Hornby es su capacidad de transmitir al lector la pasión que siente por algunas cosas. Ocurre con su libro de música (31 songs), donde las canciones son excusas para hablar de diversos temas, de diferentes emociones, o con su libro de fútbol(Fever Pitch o Fiebre en las gradas), donde los partidos de fútbol que le marcaron lo son más por momentos de su vida asociados a ellos que por el hecho de que fuesen partidazos.
Estoy de acuerdo en que es un maestro dibujando a personajes masculinos de hoy día, y lo hace con grandes dosis de humor y verdad. Es el caso de Alta Fidelidad y "About a boy" (Un niño grande(?)). De esta última, si no la has visto, te recomiendo también la película. Incluso Hugh Grant està bien en ella, que ya es decir algo!!
Está claro que no es Kafka, ni Borges, pero entra muy bien dentro de una literatura que sabe entretener y al mismo tiempo aportar algo más que anécdotas, y todo ello con una màs que aceptable escritura. Entre las muchas cosas que admiro de los britànicos es el hecho de que lean tanto en los trenes y autobuses, y sobre todo, me encantan esos escritores ingleses que pueden convertir tus 40 minutos de tren o metro en momentos inolvidables.
Excelente recomendación!!

Ad astra per aspera dijo...

pues mira, es uno que me falta de hornby, un escritor que me encanta. la peli es una de mis pelis favoritas, claro, jajajajajajaja

Elèna Casero dijo...

No lo he leído, así que lo voy a anotar. Es uno de los que siempre quedan pendientes.
Gracias por la reseña, como siempre buenísima.

Un beso, tocaya

angel dijo...

Gracias por esta recomendación. Casi me alegro de no haber visto la peícula.


Saludos...

Valeria dijo...

Hola...Hace varios descubrí tu blog, y ahgora me estoy tomando tiempo para ir leyendo todo. Tu comentario a "Alta fidelidad" está tan bueno que me dieron ganas de leerlo, realmente (pese a haber visto la peli, lo que por ahi le quita un poquito de emoción). Pero aprovecho este primer contacto para recomendarte del mismo autor "Cómo ser Buenos". Es la historia de una esposa y madre inglesa, que de un dia para otro se encuentra ante la transformación de su marido, que a rañiz de un encuentro con un excéntrico gurú, comienza a comportarse santurronamente. La protagonista lucha a lo largo de toda la novela entre sus pensamientos "políticamente correctos" y su sincero deseo de "ser buena" y todas las incomodidades que le generan los cambios familiares impuestos por el marido. Enfrentada a su lado oscuro, su relato es cómico y lúcido al mismo tiempo y por supuesto, interpela al lector de principio a fin.
No tuve buena experiencia con "31 canciones", lo dejé de leer concretamente porque no conocía ninguan de las 31 canciones en cuestión, jajaja....

La Dama Se Esconde dijo...

Cómo me gustó este libro!!!
Todo, el personaje principal, cada uno de los secundarios, todas las sensaciones y reacciones, la músicas, el orden de los vinilos, la grabación de las cintas....

La película es tal cual, muy buena.

Leí un par de libros más de este autor, pero, sin estar mal, no igualan a Alta Fidelidad.

Un saludo

Anónimo dijo...

Siento discrepar con este libro. Me terminó acabar de leerlo una eternidad. Rob me parece tan cretino, como sus amigos de la tienda de discos. NO se..., el humor inglés me chirría, y el final es tan cretino como la propia vida de Rob.
No descarto que una de las razones por las que no me haya terminado de gustar sea la traducción....Creo que es muy mejorable...Hubo muchos momentos en los que tuve que releer varios párrafos para entender lo que se quería decir...ya que se confunde con facilidad el propio dialogo con los pensamientos del protagonista, que por otro lado son tan inverosimiles que cuesta creerlos.

Ignatius dijo...

Grande Hornby, lo he leido todo. Son libros siempre divertidos, y siempre hacen pensar. Y muy, muy bien escritos.