lunes, octubre 20, 2008

ENRIQUE VILA-MATAS: Exploradores del abismo

Tenía ganas de leer a Vila-Matas desde hace tiempo. He escuchado grandes elogios hacia su obra, aunque también críticas no muy favorecedoras. Me apetecía acercarme a ese universo tan personal que hace que algunos le adoren y otros no le soporten. Y elegí comenzar por este libro. La experiencia ha sido enriquecedora, aunque aún ando algo aturdida y con la impresión perenne de que no he llegado al final. Tengo la sensación (real) de que no he sabido desbrozar bien esta colección de cuentos y me he dejado cosas entre la maleza. Se me escapan muchos simbolismos, muchos significados ocultos. Pero a pesar de ello he caído rendida ante este autor que presenta muchas concomitancias con Auster, y que incluso llega a hacerlo aparecer (muy de pasada) en uno de los relatos que componen Exploradores del abismo.

Los protagonistas de esta inquietante colección de relatos tienen todos algo en común, pues se encuentran al filo del abismo, caminando justo en el borde que los separa de la locura y la sinrazón (aunque a veces caminen más dentro del abismo que fuera). Las propias circunstancias personales del autor explican la elección de estos personajes, pues el libro, como es bien conocido, fue escrito tras una larga convalecencia que tuvo confinado a Vila-Matas durante bastante tiempo. Estos seres al borde del abismo han heredado una fuerte impronta de esta experiencia, pues todos ellos parecen habitar a medias en la realidad y a medias en un mundo metaliterario donde nada es lo que parece.

Si tuviera que elegir los relatos más conseguidos, me quedaría con Así son los autistas, que empieza de manera casi desternillante (pocas veces me he reído sola con un libro, y esta ha sido una de ellas), para adentrarse después en vericuetos mucho más complejos sobre los misterios del comportamiento humano. En Fuera de aquí Vila-Matas rinde homenaje a Vasili Grossman y escribe un cuento ambientado en Rusia donde los personajes tienen nombres muy parecidos a los que desfilaran por las páginas de Vida y destino. Sin embargo, es el inquietante Porque ella no lo pidió el que se eleva por encima de los demás cuentos, por su trama, que se adentra en el juego de confusión entre novela y realidad que tanto nos gusta a algunos lectores, y porque escoge personajes reales que se convierten en protagonistas de una historia que (supongo) sólo estaba en la cabeza del autor. De todos, este es el relato de tintes más austerianos, y de hecho el mismo Auster aparece mencionado en él.

Estoy segura de que volveré a leer a Vila-Matas, porque me apetece adentrarme en su particular forma de escribir, en esas obsesiones que lo hacen distinguirse de otros escritores y crear un universo tan original. Es un viaje alucinante a lo más profundo de la ficción literaria y con un sentido del humor que me ha hecho reír. A todos los que os interese este libro, no puedo dejar de recomendaros la estupenda reseña que de él ha escrito el autor de un blog magnífico que he descubierto hace poco, El dormitorio de Maud, quien hace una disección completísima de la obra , demostrando ser un gran conocedor de la narrativa de este autor.

Para terminar, os dejo con unas palabras del propio Vila-Matas, cuando en una entrevista le preguntaron sobre cuáles eran los peligros más latentes en la vida del escritor:

"Ser excesivamente realista y quedarse solo. A veces a través de la ficción se dice la verdad y ahí viene el problema, nadie soporta que uno diga cosas que ha pensado, que aunque sean muy graves y peligrosas, ¿por qué no decirlas? Para eso estoy en la escritura, no simplemente para escribir luces e historias de amor.

Yo iba a titular mi primer libro, cuando tenia 22 años, Un lugar aparte. Me dijeron que no podía poner este titulo, que lo cambiara y me pusieron un titulo muy ridículo que no quiero ni citar. Pero mi primer libro era Un lugar aparte, que es quizá donde yo me situaría.

Pues bienvenido a ese lugar.

12 comentarios:

Fisgón dijo...

muuuuuchos blogs son conocedores de la obra de V-M ;)

Daniel Quinn dijo...

Muchas gracias por tus palabras y por el enlace, Elena :)

El de Vila-Matas es todo un mundo, y por la red de expande de forma incontrolable. Sólo una muestra, la lista de blogs que recomienda el propio Vila-Matas:

http://www.enriquevilamatas.com/blogs.html

Un saludo!

El Viajero Solitario dijo...

Elena, reconozco mi debilidad por Vila-Matas, si bien, a medida que vas leyendo su obra, puede parecer reiterativa en sus temas.
Es cierto, como dices, que ha creado un universo propio, en el que mezcla la ficción, el ensayo y la realidad.
Este libro que comentas me gustó, pero, a mi juicio, sus mejores libros son Lejos de Veracruz y París no se acaba nunca. También me gustó su trilogía Bartleby y compañía, El Mal de Montanto y Doctor Pasavento, aunque acabé algo cansado por tanta repetición de temas y casi argumentos.
En cualquier caso, un autor distinto, original, altamente recomendable.
Besos.

Raúl dijo...

De Vilas Matas tan sólo heleído "Paris...". Me gustó. No me resultó fácil que me gustará, lo admito, pero acabé con un gusto ciertamente especial.

Francisco Ortiz dijo...

No me ha gustado nunca la obra de este autor. La metaliteratura no me interesa. Sin embargo, creo que fui de los primeros que lo leyeron, hace muchos años, cuando publicaba sus primeros libros. Me parece un autor menor, ascendido en una época en que se valora en exceso a los escritores que escriben para escritores y lectores muy interesados por la vida, mirada, cuitas y obra de los propios escritores. Es una literatura algo miope, me parece. Tu comentario me ha interesado mucho, en cambio, y lo que destacas del humor me atrae, así como los relatos que destacas. Lo cual prueba que a veces una voz amiga es capaz de despejar caminos y sirve para darle otra oportunidad a un escritor al que uno le volvió la espalda hace tiempo. Algo que la crítica especializada nunca habría conseguido, fíjate.

Fede dijo...

Querida amiga,
He leído unos pocas obras de este autor "Hijos sin hijos" "Lejos de Veracruz" y siempre he sentido el mismo desasosiego. No es un escritor fácil pero se peude recoger una buena cosecha de ideas.

Herman dijo...

Tengo pendiente "Exploradores del abismo". Vila-Matas me interesa bastante. "París no se acaba nunca" es quizá la mejor obra suya que he leído. Formidable reseña, Elena. Como de costumbre.

Francisco Machuca dijo...

He leído toda la obra de Vila-Matas,incluso escribí un post sobre su obra Bartleby y compañía,posiblemente la más interesante de sus obras.Pero creo que ahora comparto la opinión de Francisco Ortiz.

Besos y un fuerte abrazo.

Joselu dijo...

Leí, como tú, Exploradores de abismo por curiosidad. No había leído nada de él antes. Sus relatos me sorprendieron. Aparentemente comenzaban de modo realista para irse desplazando a mundos extraños y paradójicos. También, como se ha dicho por aquí, en juegos metaliterarios. Hay un pequeño cuento que me gustó especialmente. Se titula Vida de poeta y versa sobre un tío lejano trasnochado que vive en la ciudad de Ronda. Se dedica a cultiva el recuerdo de Rilke y la poesía. Le dice al sobrino una frase que creo que puede resumir el contenido del libro y de su concepción de la literatura: "Las obras de arte, escasas, dan contenido intelectual al vacío". Por otro lado, la literatura de Vila Matas me recuerda a Borges y Robert Walser. Creo que volveré a leerlo, aunque ha habido relatos que no me han gustado nada como Amé a Bo. Un abrazo.

Nausicaa dijo...

Me has dejado realmente con la miel en los labios. Me apetece mucho leer un libro de varios relatos, y desde luego este autor parece el idoneo según tus palabras. Ese abismo es es lugar que más curiosidad despierta en mi, y no dudes que lo exploraré de manos de Vila Matas.

Lucita dijo...

buena eleccion la tuya!!!yo estoy releyendo ahora Doctor Pasavento!!
Te recomiendo, como los que han escrito mas arriba, Paris no se acaba nunca, es magico.

saludos
y volvere a pisar este blog tan interesante

Elèna Casero dijo...

Yo he leído bastante de Vila-Matas aunque me gusta, no siempre todo lo que escribe un autor es ma´gnífico.
hace poco terminé "Suicidios ejemplares" y debo decir que sí, me gustaron sus relatos.