martes, agosto 07, 2007

De vuelta, con sorpresa incluida

He descubierto un mundo maravilloso que desconocía. Paisajes tan bellos que dañan la vista, montañas que cortan la respiración y limpian el alma de males y problemas, rincones donde he deseado permanecer y fundirme con las rocas, para sentir con ellas la deliciosa paz que emanan.

Esa es la parte bonita de la historia. Lo que he traido conmigo, a pesar de las circunstancias. Porque la mala suerte ha hecho que vuelva con un hombro lesionado, después de pasar uno de los peores ratos de mi vida. Lo que podían haber sido unos días maravillosos dieron de repente un giro imprevisto. Y lo peor es que no fue culpa mía, sino provocado por la negligencia y la estupidez de dos personas que no hicieron bien su trabajo. Para abreviar: un accidente que se podía haber evitado fácilmente. Y la seguridad de que no volveré a practicar rafting en mi vida.

A pesar de todo he vuelto fascinada con lo que he visto. No conocía el Pirineo aragonés, y ahora sé que volveré pronto. Me quedan aún muchas rutas por andar en esos parajes, muchos rincones que descubrir y muchas lecciones que aprender.

Por cierto, si vais por allí tened mucho cuidado con la empresa Aguas Blancas. Algunos de sus monitores están muy lejos de ser profesionales.

Os dejo algunas fotos. Por cierto, ¿adivináis quién es la del cabestrillo?








9 comentarios:

Lucía dijo...

Siento mucho que hayas tenido este accidente, te deseo que te recuperes pronto. A pesar de ello te has traído un grato recuerdo del Pirineo, las fotos son preciosas. Yo no lo conozco y me han entrado unas ganas tremendas de ir a visitarlo.
Cuidate mucho.
Besos.

Joselu dijo...

Conozco bien el pirineo aragonés. Nací en Zaragoza y éste formaba parte de todas nuestras excursiones de juventud y madurez. En dos ocasiones pasé las clavijas de Cotatuero. Decir con pánico sería poco, pero cuando llegaba al otro lado... Siento lo de tu accidente. Coincido con la anterior comentarista en la opinión sobre las fotos. Reponte pronto. Un cordial saludo desde Santiago.

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, buén día. Ya visitaste mi blog? te invito a que lo hagas y me envíes tu valioso comentario. Igualmente te invito a que escuches mi programa radial (ver más detalles en mi blog)

Tu blog es muy bueno, lo disfruto mucho.

www.mandalaspoemas.blogspot.com

Un abrazo,


Víctor González Solano

Soledad dijo...

Querida Elena, lamento mucho tu accidente, espero te recuperes pronto.

Qué hermosos lugar el que visitaste, esa cascada es maravillosa.

Cariños,

Manuel dijo...

Como veo que te ha encantado el pirineo aragonés y he leído muchas veces tus comentarios en el blog (me lo recomendó Luis Roser), te propongo que la próxima vez mezcles las dos cosas: Pirineo y literatura. Para ello deberías leer "La lluvia amarilla" de Julio Llamazares y después visitar el pueblo abandonado en el que se inspiró: Ainielle, muy cerca de Biescas. Yo lo hice y pasé allí una noche (lo malo es que un incendio provocados por unos irresponsables destruyó el refugio)te aseguró que revivirás cada pasaje del libro que trata del último habitante de un pueblo perdido del pirineo aragonés.

En mi tierra, hay un auténtico fenómeno literario acerca del pirineo y ya se ha convertido en un estilo. Si os acercáis, intentad no hacerlo sólo como turistas.

Enhorabuena por el blog.

Palimp dijo...

Los paisajes de lsa fotos son preciosos. Espero que los hayas disfrutado a pesar del accidente :(

Un abrazo (o medio :) )

Francisco Ortiz dijo...

Hermosas fotografías de hermosos lugares. Lástima lo del accidente. Que te mejores, que te recuperes pronto te deseo.

Elena dijo...

Antes que nada, gracias a todos por vuestros ánimos. La recuperación es algo lenta, pero en fin... al menos es mi brazo izquierdo. Podía haber sido peor.

Lucía, te animo a que visites el Pirineo. Te enamorarás, como me ha ocurrido a mí.

Joselu, eres afortunado de haber visitado tantas veces esas montañas. Yo quería hacer la ruta de la senda de los cazadores, pero las circunstancias me obligaron a hacerla por abajo, aunque la disfruté igualmente. Llegar hasta la misma cola de caballo con mi cabestrillo ya fue una pequeña proeza. Lo de las clavijas ni me lo planteo, tengo un poquito de vértigo de pensarlo. Otra vez será.

Víctor, he visitado tu blog y me ha encantado. Las fotos y los poemas son preciosos. Espero que sigamos en contacto.

Sole, gracias por tus ánimos. La cascada es la famosa Cola de Caballo, en el parque nacional de Ordesa. Una maravilla.

Manuel, bienvenido a este rinconcito. Recojo tu sugerencia y prometo volver para visitar ese pueblo. No conocía ese fenómeno literario que mencionas, pero no es de extrañar que haya surgido. Aquellas tierras despiertan las musas que todos llevamos dentro.

Palimp, otro medio abrazo para ti ;-)

Y Francisco, muchas gracias por tus ánimos.

Un saludo y felices vacaciones a todos los que aún no las hayáis disfrutado. A mí aún me queda una segunda parte, ya os contaré.

pies diminutos dijo...

Hola Elena, acabo de darme una vuelta por tu blog en pago a tu visita al mío hace tiempo. Estas fotos y los parajes retratados son bellísimos! Espero que te estés recuperando bien del accidente. Un saludo!!