miércoles, mayo 23, 2007

NAZIM HIKMET. Versos por la paz


La niña muerta

Soy yo quien golpea a tu puerta
A todas las puertas, a todas las puertas
Pero ustedes no pueden contemplarme
Es imposible ver a un niño muerto
Hace diez años largos
he muerto en Hiroshima
Pero sigo teniendo siete años
Los niños muertos dejan de crecer
Al principio se inflamaron mis cabellos
Mis manos y mis ojos ardieron después
Me convertí en un puñado de cenizas
Que el viento dispersó
Nada, nada les pido para mí
No podrían mimarme aunque quisieran
Una niña que ha ardido cual si fuera papel
no come caramelos
Yo golpeo y golpeo a cada puerta:
Dénme, dénme una firma
Para que los niños no sean asesinados
y coman caramelos.



Que las nubes no maten

Las que nos hacen hombres son las madres
Como cálidas luces marchan ante nosotros
¿No es una madre, acaso, la que os trajo al mundo?
Apiadaos entonces, Señores, de las madres
Que las nubes no maten a los hombres

Un niño de seis años va corriendo feliz
Su cometa supera las copas de los árboles
¿Es que no habéis jugado como ese niño, acaso?
Apiadaos entonces, Señores, de los niños
Que las nubes no maten a los hombres

Ante el espejo peina la novia sus cabellos
y en el espejo busca una imagen querida
Sin duda alguna vez os buscó así una novia
Apiadaos entonces, Señores, de las novias
Que las nubes no maten a los hombres

Cuando el hombre se va volviendo viejo
sólo debe evocar recuerdos placenteros
¿Es que vosotros mismos no sois, acaso, viejos?
Apiadaos entonces, Señores, de los viejos
Que las nubes no maten a los hombres

Nazim Hikmet



Hace un tiempo descubrí a este poeta turco en el maravilloso blog de Noctambulario. Buscando más información sobre él, encontré estos dos poemas, que constituyen un bello y rotundo alegato contra la guerra y contra la violencia en general. El propio Hikmet sufrió prisión durante varios años y fue obligado a marchar al exilio por defender sus ideas, por lo que su poesía es un grito contra la intolerancia y la persecución política. Muy recomendable para los tiempos agitados que vivimos.


Imagen: FRIEDRICH: La abadía en el bosque

11 comentarios:

Una mujer desesperada dijo...

elena, qué poesía tan bonita, no he leído nada de nazim hikmet pero creo que lo haré, aunque hace mucho, demasiado que no leo poesía, no sé por qué...

p.s. gracias por enlazarme, guapa!

Vuelo rasante dijo...

A mí me pasa igual a Desesperada. Hace tiempo que no leo poesía. Es una de las cosas que siempre se me quedan pendientes.

¡Hala, a la lista de espera!

Soledad dijo...

Hermosas, crudas... rompen el alma pero al mismo tiempo la cicatrizan al pensar en que hay gente que aún puede hablar con pasión de las cosas que nos duelen. No había leído nada de él, pero va a mi lista.
Un beso grande, y gracias por presentármelo.

Lucía dijo...

No conocía a éste poeta, así que voy a buscar más cosas sobre él. Me ha gustado mucho. La pintura de Friedrich es fabulosa, mi preferida es "Viajero frente al mar".

Joselu dijo...

Es curioso nuestra relación con lo turco. Nos atrae misteriosamente. Pienso en Hikmet, o recientemente Orhan Pamuk, del que he leído Estambul, ciudad y recuerdos. Hay una Turquía cercana a nosotros, muy próxima en sensibilidad, como la que he sentido en estos poemas, y hay otra Turquía más oriental que nos asusta. Es el debate que ahora hay en la UE. Turquía ¿sí o no? Si tuviera que admitir a Hikmet, yo votaría que sí.

Elena dijo...

Desesperada y vuelo rasante, yo tampoco suelo leer mucha poesía, pero de vez en cuando me encuentro con algunos versos que me sobrecogen y me llegan al alma, como los de este poeta. Y me digo a mí misma que debería leer más poesía. Pero claro, el problema de siempre es la falta de tiempo.

Sole, me alegro de verte otra vez por aquí. Me alegro de que te hayan gustado estos versos.

Lucía, a mí también me encanta Friedrich, aunque me cuesta decidirme por alguno de sus cuadros. Son todos tan misteriosos y evocadores...

Joselu, muy acertada tu reflexión sobre Turquía. Yo no la conozco, pero la gente que ha estado allí dice que realmente existen dos Turquías, una más abierta y democrática y otra más cerrada y extremista. Yo apuesto por la primera, porque esa Turquía crezca hasta integrar a la otra en su seno. Voces como la de Hikmet contribuyen a ese proceso, sin duda.

Un abrazo a todos y gracias por vuestros comentarios.

Francisco Ortiz dijo...

Me gusta (me inquieta) mucho el primero, con ese aroma a terror y conmoción. Un saludo.

luis dijo...

hola elena, me ha gustado mucho el poema de ese autor turco, que pena que para hacer algo tan bonito y tan desgarrador al mismo tiempo el autor haya tenido que inspirarse de algun modo, en lo peor de la condición humana....aunque un poema como ese es la mejor denuncia.

ME GUSTÓ MUCHO TU COMENTARIO SOBRE SARAMAGO, un secreto?....YO TAMBIÉN SOY SARAMAGUISTA HACE AÑOS

angel dijo...

Gracias por estos hermosos poemas de Hikmet, y gracias por haber mencionado a mi espacio que es también tuyo.


Saludos...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Este es mi blog, a ver qué te parece. Es malo, pero bueno.
http://teselas2.blogspot.com/
Mi dirección: antonio.garrido.porras@juntadeandalucia.es