viernes, noviembre 10, 2006

Una pausa entre exámenes


No me gusta estar tan absorta en mi trabajo como para no poder perderme entre las páginas de un libro. Reuniones, exámenes y preparación de clases devoran todo mi tiempo. Las reseñas se convierten en una utopía, en algo a postergar un día tras otro. Empecé hace semanas un libro de Mary Mac Carthy, El grupo, y ahí sigo, página a página cuando puedo, tan agotada cuando me pongo a leer que casi no consigo avanzar. Prometo reseña cuando lo termine, porque esta escritora merece un huequito en nuestra biblioteca, os lo aseguro.
Seguiré robando minutos al reloj. Al menos casi he terminado la mudanza de mi página.
Gracias a todos por darme la bienvenida a blogger. Seguiremos en contacto.

6 comentarios:

El detective amaestrado dijo...

Pues yo estoy relamiéndome esperando tus reseñas. El grupo, algún día le eché un vistazo pero no me lo terminé de ver...A ver si tu punto de vista me hace cambiar de opinión...

Miguel Sanfeliu dijo...

Yo leí muy buenas críticas sobre "El grupo". Pero aún no lo he comprado. Ha salido en bolsillo, pero debo hacerme a la idea de que ese formato ya no me resulta del todo válido, pues he comenzado a usar gafas para leer.
Espero con interés tu opinión.
Un saludo.

josé r. dijo...

No encontré en mi librero nada de esta autora americana. Si en cambio recuerdo la versión cinematográfica en la que Candice Bergen hacia el papel de una lesbiana entre ese grupo de amigas escolares. En mi memoria la recuerdo como un buen filme. Esperaré tu reseña del libro.

Zuriñe Vázquez dijo...

Yo a veces empleto muchos días para leer algo, todos estamos ocupados, pero también me propuse emplear más tiempo porque sino las reseñas salían como churros y me parecían que daba la sensación de artificialidad. Osea que no te preocupes, lo importante es la obra y disfrutarla y saborearla

Francisco Ortiz dijo...

Una pausa deleitosa. Te deseo que dispongas de más tiempo y se evapore el cansancio.

Anónimo dijo...

Entiendo perfectamente esa rabia de no poder leer con continuidad. A veces va mas alla nuestro, y los pocos momentos que logro tener esa paz suceden cuando apoyo la cabeza en la almohada antes de irme a acostar. Entonces leo cinco minutos y lucho una batalla contra el sueno. Pero finalmente me dejo vencer y el sueno se lleva la noche.

muy interesante tu blog, una pena que no postes tan seguido.

saludos,