sábado, septiembre 22, 2007

PAUL AUSTER: La trilogía de Nueva York

Otra vez Paul Auster. Si habéis seguido este blog más o menos asiduamente, habréis descubierto ya mi pasión por este escritor. No puedo evitar volver a él cada cierto tiempo, para dejarme llevar por sus historias de optimismo y casualidades. Me reconforta leer sus libros, pasear con sus personajes por las calles de Nueva York, compartir esos encuentros mágicos que cambian la vida de los protagonistas. Por eso siempre tengo alguna novela de Auster sin leer en mi biblioteca. Esta llevaba un tiempo esperándome, y aún guardo otra más en la recámara. Son mi refugio personal.

La trilogía de Nueva York es muy diferente de otras obras de este autor. Es quizás la más extraña de todas las que he leído, y sin duda la más pesimista, pues sus protagonistas acaban en cierto modo autodestruyéndose y arruinando sus vidas, en tres historias que guardan ciertos paralelismos. Sin embargo, me ha parecido una de sus mejores novelas, por el juego psicológico tan complejo que trama Auster, que consigue atrapar al lector desde la primera página y dejarle perplejo al final de cada historia. Porque sus finales no están cerrados. Auster se guarda un as en la manga, dejando al lector con esa sensación tan extraña que transmite un final inacabado. De esta forma nos hace partícipes de lo que allí ocurre, pues cada uno puede imaginar su propia versión de los hechos.

La trilogía está formada por tres novelas cortas: Ciudad de cristal, Fantasmas, y La habitación cerrada. Las tres se engloban dentro del género detectivesco, al que Auster da una vuelta de tuerca muy original. En Ciudad de cristal, una llamada de teléfono equivocada hará que Daniel Quinn, un escritor de literatura policíaca, se convierta en un detective –curiosamente llamado Auster- que tendrá que enfrentarse a un caso muy especial, quedando atrapado en una complicada trama que le hará renegar de su propia persona hasta convertirse en un desecho humano. Fantasmas es una novela sobre un detective y un hombre vigilado por él donde los papeles de ambos se confunden hasta extremos sorprendentes. Y La habitación cerrada es la historia de un hombre fascinado desde la infancia por su mejor amigo, Fanshawe. La misteriosa desaparición de este último llevará a nuestro protagonista a vivir una vida que en principio no le correspondía, pero su obsesión por encontrarle a toda costa hará peligrar el sueño que tanto le ha costado alcanzar.

El nexo de unión entre las tres historias es la confusión de identidades, la identificación entre el detective y la persona perseguida, la fascinación por alguien llevada hasta el extremo. Sobre esta base trabaja Auster en la trilogía, llevando a sus personajes por oscuros caminos en los que se anularán a ellos mismos, llegando a adoptar personalidades o vidas muy distintas de las que llevaban. Es fascinante el modo en que el autor, que aparece en la primera de las novelas haciendo de él mismo, juega con el lector y le lleva de la mano a un lugar extraño donde nada es lo que parece, y donde los personajes se lanzan al vacío en una caída que el lector presiente fatal. Auster se cuestiona sobre lo que somos en realidad, y plantea el interrogante de hasta qué punto estamos seguros de nuestra propia personalidad. Vigilar a una persona durante día y noche, enamorarse de la mujer del amigo desaparecido y acabar viviendo con ella, son hechos que pueden provocar un cambio interior tan desconcertante que llegue a trastocar nuestra propia esencia. Hasta el punto de dejar de ser nosotros mismos.

Como podéis observar, el tema es más que inquietante. Si a eso unimos la prosa ágil y sencilla de Auster, su habilidad para tejer historias que atrapan al lector, y el fondo mágico de las calles de Nueva York, el resultado es un libro que, ante todo, no deja indiferente. Y si nos gustan las historias inacabadas de finales sorprendentes que uno tiene que pensar y repensar antes de cerrar el libro, La trilogía de Nueva York es un verdadero acierto. Es de lo mejorcito de Auster, la obra maestra de un encantador de serpientes que hipnotiza con sus palabras. Imprescindible
.

Más reseñas de obras de Paul Auster:
- Leviatán
- Tombuctú
- Viajes por el scriptorium
- Brooklyn Follies

20 comentarios:

Fede dijo...

Elena,
No he leído el libro que reseñas. Espero poder hacerlo en algún momento. Paul Auster es una gran escritor y desde la primeras novelas traducidas, (Creo que una de las primeras fue Tombuctu) le he seguido al menos a través de las reseñas bibliográficas.

Joselu dijo...

A mí me pasa lo contrario que a Fede. Yo sólo he leído La trilogía de Nueva York que reseñas aquí, y son las demás las que son desconocidas para mí. El análisis que haces de las mismas es muy certero. Pertenecen al género detectivesco negro pero van más allá en un juego metaliterario en que la reflexión sobre la literatura es parte esencial. En cada una de ella hay fragmentos que hacen alusión a otras obras literarias como Don Quijote de la Mancha,creo en Ciudad de cristal. Los perseguidores-observadores son devorados por su función y terminan dando vueltas en círculo en torno al vacío del enigma de la identidad que están vigilando. Quizás la habitación cerrada fue la que más me gustó, pero no desmerezco en nada las otras dos, tan diferentes entre sí, aunque respondiendo a las mismas inquietudes existenciales: el problema de la identidad, como bien señalas. Tengo por delante otras obras de Auster. ¡Qué banquete literario!

Desesperada dijo...

Qué curioso. La Trilogía de NY fue el primer libro que leí yo de Auster, hace muchísimos años, y desde entonces vivo enganchada a él. Mi favorita es la tercera historia, la habitación cerrada, me resulta fascinante. Sin embargo, no me pareció este el libro más pesimista de Auster. ¿Has leído El país de las últimas cosas? Esa es, por ahora, la que más oscura me resultó, porque en esa obra no hay en absoluto esperanza.

QUé bien que te guste tanto auster como a mí, tenemos unos gustos enormemente parecidos

Toni dijo...

Justo el jueves pasado, gracias a que entrevistaban al novelista neoyorkino, me dije a mí mismo que tenía que hacerme con alguna novela de él. No he leído nada suyo y es una pena ya que siempre me han hablado maravillas.

Por cierto, me encanta tu blog, he pasado un rato increíble leyéndome las muchas entradas hablando de literatura. Con tu permiso, voy a linkearte desde el mío, así no me olvido de pasar a leerte.

Un saludo!

joaquin.varela@gmail.com dijo...

Así que Auster otra vez....Trilogía de Nueva York fué el primer libro que me leí hace ya unos cuantos años, y aunque después me he ido leyendo casi todos los demás (es verdad que siempre hay que dejar alguno en la reserva), me sigue pareciendo uno de los mejores, pero muy diferente a la mayoría de sus demás libros. Me dejó como inquieto, pero me enganché a Auster después, cuando leí "La noche del oráculo".
Por cierto, que hay un estupendo comic basado "Ciudad de Cristal", publicado también por Anagrama.

Escriptorum54 dijo...

Yo sigo a Auster, o lo presigo. la primera novela que leí fue Leviatán, a partir de ahí, creo que casi todas.
La Trilogía me apasionó.
Y con El País de las últimas cosas me sucedió lo que nunca: lo tuve que dejar porque me producía angustia leerlo. Lo retomé y ya no pude parar.

Pásate por mi casa, tengo otro blog aparte de Liter. He hecho una pequeña reseña de un libro, La ofensa. Me interesa mucho tu opinión.

Un beso

Elèna

Elena dijo...

Fede, deberías leer algo de Auster. Lo vas a disfrutar.

Joselu, coincido contigo en que La habitación cerrada es la mejor de la trilogía, aunque Ciudad de cristal es fascinante, sobre todo ese juego de identidades con el mismísimo Paul Auster haciendo de sí mismo y las alusiones al Quijote que tan bien analizas. La verdad es que todo lo que he leído de él me ha encantado, y aún me quedan varios de sus libros pendientes.

Desesperada, no he leído El país de las últimas cosas, pero por supuesto que me lo apunto. La trilogía es el más pesimista de los libros que yo conocía, porque Brooklyn Follies, por ejemplo, es todo lo contrario a esta obra. Es cierto que tenemos gustos parecidos, ¡genial!

Toni, gracias por tus bellas palabras. Encantada de conocerte y de verte por aquí. Pasaré por tu blog en cuanto tenga tiempo.

Joaquín, cierto que este libro es muy distinto a otras obras de Auster, a mí también me lo pareció. Conozco la existencia del cómic pero no lo he leído. Habrá que hacerse con él.

Escriptorum, no he leído Leviatán ni El país de.., pero caerán con el tiempo. Es muy fuerte tener que dejar una novela porque te angustie demasiado, es algo que no me ha pasado nunca por ahora. Por supuesto que pasaré por tu blog.

Un abrazo a todos. Parece que Auster levanta pasiones...

Francisco Machuca dijo...

Hola Elena.Estoy de acuerdo contigo.La trilogía fué en su forma fragmentada lo que sería Auster en sus grandes novelas:La música del azar,Leviatán,El palacio de la luna y El país de las últimas cosas.A mí también me parecen muy interesantes sus libros más autobiográficos,como A salto de mata,La invención de la soledad o,El cuaderno rojo.
He querido ver un cambio importante en Auster con Brocklyn Follies;más costumbrista y sosegado,pero fascinante,a pesar de lo que dicen de él respecto a sus obras menores.De eso nada.Auster es uno de los últimos grandes narradores de historias a la antigüa usanza,es decir,simplemente de los grandes.
Besos.

Francisco Machuca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Capeando el temporal dijo...

A mí la historia que más me gustó fue la primera (La ciudad de cristal, que recuerda, en cierta manera, a El palacio de la luna) y la que menos la última (Fantasmas). Quizás, lo que no me convenza mucho de las novelas de Auster sean sus finales, tengo siempre la sensación de estar ante una novela muy buena, pero a medida que se acerca al fin se queda sólo en buena o en regular. En el caso de su película Smoke, me ocurrió lo contrario: el final me pareció muy bueno y pensé que salvaba su parte más floja que era la central. La película también tiene su inconfundible sello: historias con un punto extravagante que nos desasosiegan con su inquietante verosímilitud.
Merece mucho la pena leer el discurso que pronunció cuando le dieron el Premio Príncipe de Asturias el año pasado. Si no lo hicisteis en su momento:
http://www.fundacionprincipedeasturias.org/esp/04/premiados/discursos/discurso818.html

Capeando el temporal dijo...

Aparece cortado el enlace, lo vuelvo a poner entero:
http://www.fundacionprincipedeasturias.org/esp/04/premiados/discursos/discurso818.html

Lucía dijo...

Yo también soy del grupo que leyó ésta como primera novela de Auster. Fue hace mucho tiempo y recuerdo que me gustó y que me resultó muy inquietante.
Besos.

Francisco Ortiz dijo...

La personalidad, la fragilidad: temas de los que sabe, y mucho, Auster, como muy bien dices. Qué buena puerta le abres al libro. Saludos.

YOFFY dijo...

"En el país de las últimas cosas" fue una obra que a mí me dejó intranquila, lo iba leyendo y me iba todo sorprendiendo. Me pasó lo mismo, tuve la misma sensación con Saramago y su "Ensayo sobre la ceguera".Sí, sí que hipnotiza con los ambientes que crea.

Miguel Sanfeliu dijo...

Es mi libro favorito de Auster. Estoy de acuerdo con tu excelente reseña. Imprescindible.
Saludos.

Bartleby dijo...

Me alegro de descubrir este blog, soy otro "austeriano", Auster es el autor de quien más he leído. Totalmente de acuerdo con lo que dices, "La trilogía de Nueva York" puede que sea el libro más negativo de Auster, pero es fascinante el juego de identidades que despliega, con Quinn, los dos Peter Stillman y demás. Es el libro de Auster que más me impactó. Saludos.

César dijo...

Yo tambìén me considero fan de Auster, y este es probablemente, el libro suyo más raro que he leído.
He terminado hace poco el último relato, y los finales confusos están muy bien escritos, pero me han dejado mejores sensaciones otras novelas suyas como "Invisible" o "Brooklyn Follies"

Miguel Ángel dijo...

Muy buena tu reseña. Por lo que he leído en tu post, he comenzado por un mal libro de Paul Auster. Me ha gustado algunas cosas de él, pero en general, son tan paranoicas las historias que no me ha terminado de enganchar. Creo que más adelante leeré algo más de Paul Auster, pero será más adelante.

Gran blog el tuyo. He tomado prestadas unas frases tuyas (reseñando tu blog, por supuesto) Espero que pueda ir leyendo más reseñas tuyas. Un saludo.
http://librosdemiguelangel.blogspot.com

Anónimo dijo...

hola , me llamo valentina , tengo 15 años y en el colegio me mandaron a leer esta trilogía , de verdad que la disfruté mucho , me gustó mucho el autor , me gustó mucho el libro ,quisiera saber qué otros libros podría leer de el,si esque no es mucha molestia

Nahuel dijo...

Hola! mi nombre es Nahuel, tengo 23 años y hace apenas unos minutos acabo de terminar de leer "La Trilogia de Nueva York", realmente me fascino y me genera una rara dualidad en la que no se si los finales de cada historia me decepcionan o al ser abiertos me dan un mundo de posibilidades por descubrir. Vere con cual sigo de Auster, muy buen blog.